Público
Público

Un vigilante a un herido en el Madrid Arena:"Vete de aquí, se han muerto tres personas, que te pego una hostia"

En estos términos se expresó un miembro de la empresa Kontrol 34 encargada de la seguridad interior del recinto, contratada por el empresario Flores, según el primero de los cinco testigos que declaran este jueves en el juicio por la tragedia del Madrid Arena.

Los quince procesados por la tragedia del Madrid Arena, con el empresario Miguel Ángel Flores a la cabeza, en el banquillo de los acusados. EFE

EFE

MADRID.- Uno de los jóvenes que resultó herido en la tragedia del Madrid Arena ha explicado este jueves en el juicio que cuando trató de acercarse al vomitorio donde se produjo la avalancha mortal para ayudar, un vigilante de Kontrol 34 le dijo: "Vete de aquí, que se han muerto tres personas, que te pego una hostia".

Gonzalo Encinas ha sido el primero de los cinco testigos citados este jueves en prestar declaración en la vista oral que se celebra en la Audiencia Provincial de Madrid. El joven, que ha testificado por videoconferencia, ha relatado que bajaba por una escalera cuando vio la avalancha en el vomitorio y entonces decidió acercarse a ayudar.

Pero cuando llegó, un vigilante con un chaleco amarillo, perteneciente a Kontrol 34 -la empresa encargada de la seguridad interior contratada por Diviertt- le dijo: "Vete de aquí, vete de aquí, que se han muerto tres personas, que te pego una hostia".

En su opinión, este vigilante "estaba muy nervioso y no echaba una mano a las personas que lo necesitaban". "La impresión que tuve es que no quería ayudar", ha añadido.

"Yo hice por ayudar a las personas que estaban pidiendo auxilio porque había muchos gritos, pero a esta persona no le pareció bien que le ayudara y me amenazó con que me podía agredir", ha agregado el testigo, que le tuvieron que practicar un injerto de ligamento en la rodilla al verse implicado en una avalancha previa a la mortal.

El joven ha señalado también que la gran mayoría de las personas que estaban atrapadas en el vomitorio donde se produjo la tragedia eran menores de entre 16 y 17 años. "Se les veía en la cara", ha precisado.