Público
Público

Violencia Machista Condenado a 13 años de cárcel por intentar matar a martillazos a su mujer

La víctima sufre secuelas como epilepsia, pérdida de visión de un ojo y una deformidad en la cabeza, por las que el acusado deberá pagarle una indemnización. 

'No nací mujer para morir por serlo' escrito en una pancarta durante una movilización feminista./ EUROPA PRESS (Eduardo Parra)

efe

La Audiencia de Madrid ha condenado a trece años y seis meses de prisión a un hombre de 34 años por intentar matar a martillazos a su pareja, de 36, porque ésta quería dejar la relación. El acusado la había agredido el 14 de marzo de 2017 en su domicilio familiar en presencia del hijo de ambos de dos meses. 

Así lo acuerda el tribunal en una sentencia en la que impone dicha pena a J.W.G.R. por asesinato en grado de tentativa con las circunstancias agravantes de parentesco y de género. 

El fallo le prohíbe aproximarse a la víctima, N.D.C., y a su hijo a menos de quinientos metros y a comunicarse con ellos durante veinte años y además le priva de la patria potestad respecto al menor. 

La víctima fue amenazada mediante un mensaje: "No pienso vivir la vida sin vosotros dos, así es que piénsalo bien"

Asimismo J.W.G.R. es condenado a indemnizar a la víctima en más de cien mil euros por las heridas, el daño moral y la secuelas que le han quedado, entre otras, epilepsia, pérdida de visión de un ojo y una deformidad en la cabeza. 

La Sala declara probado que J.W.G.R., que estaba en situación irregular en España, mantuvo una relación con N.D.C. durante tres años hasta la fecha de los hechos y ambos convivían con la hermana de la víctima y su pareja en un domicilio de la madrileña calle de Azucenas. El condenado, paraguayo al igual que la víctima, será expulsado de España y no podrá volver a territorio español en diez años. 

Cuando la mujer le manifestó su intención de no continuar la relación mediante un mensaje, el condenado le respondió con amenazas: "No pienso vivir la vida sin vosotros dos, así es que piénsalo bien". 

Sabiendo que esa mañana su mujer se encontraba sola con su hijo, el hombre salió de su trabajo con una bolsa de plástico que contenía un martillo de grandes dimensiones y se dirigió en taxi a su domicilio. 

Cuando llegó a la vivienda familiar sobre la 13.00 horas llamó a la puerta, le abrió su mujer y en ese momento le dio dos bofetadas en la cara, la tiró sobre el sofá del salón y le propinó varios golpes con el martillo en la cabeza con tal fuerza que incluso rompió el mango del mismo. 

La resolución señala que el condenado dejó a su mujer "tumbada en un charco de sangre" y tras limpiarse y cambiarse de ropa se fue, "abandonándola a su suerte" malherida y con su hijo de dos meses. 

El condenado dejó en la casa la chaqueta que llevaba puesta con las llaves de su trabajo y su teléfono móvil y la mujer quedó tirada boca abajo en el suelo de la vivienda hasta que sobre las 14.00 horas de la tarde llegó su cuñado, que solicitó asistencia sanitaria, que pudo salvar la vida de la mujer

El acusado se fue a un bar y a otros lugares de Madrid y al llegar a su trabajo un compañero le informó de que le estaban buscando y que su mujer estaba en el hospital, lo que le confirmó su hermana. 

"Sintiéndose acorralado y sin saber qué hacer acudió a la Comisaría de Policía de Tetuán, donde informó de que era la persona que estaban buscando", concluye la sentencia