Público
Público
Únete a nosotros

Violencia machista Detenido en Vigo un hombre que se denunció a sí mismo por pegar a su novia y luego intentó huir

La Policía Local también detuvo a un varón de 37 años que había quebrantado una orden de alejamiento de su expareja.

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

telefono maltrato 016

Agentes de la Policía Local de Vigo han detenido por un delito de violencia de género a un varón de 19 años de edad, nacido en Cabo Verde y domiciliado en la ciudad, que se denunció a sí mismo por agredir a su novia; así como a otro hombre, vigués de 37 años, que quebrantó una orden de alejamiento de su expareja.

Según ha informado la Policía Local, el primer varón detenido, que responde a las siglas K.L.T.P.B., se presentó sobre las 23,30 horas de este jueves en la comisaría y manifestó que quería denunciarse a sí mismo porque acababa de agredir a su pareja.

Una patrulla acudió con el joven hasta el domicilio donde supuestamente habían ocurrido los hechos, si bien al llegar se empezó a poner nervioso e intentó bajarse del coche policial para huir. Uno de los agentes consiguió retenerle, mientras otro subió a la vivienda, donde nadie contestó.

Tras ello, le llevaron al servicio de urgencias de la calle Pizarro para que fuese atendido, donde los trabajadores informaron a los efectivos policiales de que la novia del chico había estado en el lugar para ser asistida por una agresión de su pareja y para solicitar el parte facultativo para presentar una denuncia. Por todo ello, se procedió a la detención del varón.

Orden de alejamiento

El segundo detenido, de iniciales R.A.V., fue arrestado sobre las 22:50 horas de este jueves, cuando una mujer de 23 años solicitó la presencia de una patrulla porque la estaba molestando su expareja, que tiene en vigor una orden de alejamiento respecto a ella.

En el lugar, la joven indicó que poco antes se encontraba en la cocina de su vivienda cuando escuchó silbidos fuertes provenientes de la calle. Al asomarse a la ventana, comprobó que era su expareja, que al verla empezó a gritar su nombre y que quería hablar con ella, por lo que avisó a la policía.

Los agentes, que localizaron al varón saliendo de un bar cercano, verificaron que había una medida cautelar en vigor que le prohibía comunicarse y aproximarse a menos de 200 metros de su expareja, motivo por el que fue detenido.

Más noticias en Política y Sociedad