Público
Público

Violencia machista España alcanza las 1.000 asesinadas por violencia de género cuando el negacionismo de Vox entra en las instituciones

La trágica cifra de cuatro dígitos coincide con el auge de una ultraderecha que niega la existencia de los crímenes machistas y ha declarado oficialmente la guerra a todas las instituciones y políticas de defensa a las víctimas.

Publicidad
Media: 3.40
Votos: 15

Foto de archivo de una manifestación contra la violencia machista. - EFE

Según las estadísticas oficiales, 1.000 mujeres han sido asesinadas por violencia de género desde que en 2003 se comenzara a recopilar estos datos. La última en incorporarse a esta macabra estadística ha sido Ana Lucía da Silva, una mujer de 49 años asesinada por su pareja Salvador Ramírez de 46 años en Córdoba el pasado 14 de junio, tal como ha confirmado este miércoles fuentes del Ministerio de Igualdad. Los cuerpos de ambos fueron encontrados en su su vivienda cuando los bomberos acudieron a apagar un incendio y tenían heridas de arma blanca. El asesino se encontraba en libertad condicional por el asesinato de una anterior pareja. En lo que va de año, se han contabilizado 25 asesinatos de mujeres por este tipo de violencias.

La Delegación del Gobierno contra la violencia de genero mantiene en investigación otros dos casos: el de Romina Celeste, asesinada en Lanzarote a principios de año, y el de Lisbete, la joven de 29 años en Ayamonte (Huelva). Un total de 14 menores han quedado huérfanos por la violencia de género este año, 244 desde 2013.

Pero la víctima número 1.000 se podría haber llamado Leonor, Rebeca, Soledad, Rosa, Kelly, Daría, Sheila, Estrella, Gloria, Irene... Todas asesinadas por sus parejas o exparejas desde que comenzó 2019. Sin embargo, nombres como el de Diana Quer, Laura Luelmo, o las dos mujeres asesinadas recientemente en Aranjuez por su cuñado (si se demuestra que le móvil era hacer daño a su expareja) no entran aún en estas estadísticas. 

"Las víctimas se merecen todos los homenajes que queramos hacerles. Pero hay que tener en cuenta que la violencia de género en España ha generado muchas más víctimas. No son mil, son decenas de miles. Para empezar tenemos un icono, que es Ana Orantes que no está en esta en esta lista, como tampoco lo están los hijos de Ruth Ortiz, asesinados por su padre José Bretón y que no fue reconocido como violencia de género, pero del que no tenemos ninguna duda que lo fué", afirma a Público Marisa Soleto, presidenta de Fundación Mujeres

En la ley integral contra la violencia de género de 2004, sólo se consideran víctimas de este tipo de violencias a aquellas mujeres que son asesinadas por los hombres con los que mantienen o han mantenido una relación sentimental. Desde 2013 se recopilan, también, los datos de los hijos que han sido asesinado por sus padres o por las parejas de sus madres, que son reconocidos desde entonces como víctimas directas de esta violencia. Desde que existen datos oficiales el número de niños asesinados ha sido de 28, con lo que la cifra global de víctimas por violencia de género se eleva a 1.028.

Estos datos, sin embargo, son considerados como la punta de un gran iceberg, que en lugar de emerger, parece que sigue cada vez más sumergido. Según datos recopilados por el Centro de Investigaciones sociológicas, la violencia de género la padecen en nuestro país más de 600.000 mujeres cada año, pero tan sólo una cuarta parte de ellas se decide a denunciar. Algunos informes de hace una década estimaban de que sólo un 30% de mujeres daba el paso de denunciar, lo que dejaba en la opacidad a un 70% de las víctimas. Según afirma la periodista y escritora Nuria Varela, experta en violencia de género, "la cifra oculta se ha ido ensanchando y las últimas investigaciones apuntan a que las mujeres que deciden no denunciar ronda el 80%, especialmente si son madres". 

El miedo a perder custodias y a los procesos judiciales en los que no se consideran bien tratadas, es una de las causas que apuntan algunas expertas para explicar este fenómeno. La sentencia de La Manada, donde un juez vio "jolgorio" en la violación; otro sonado en la que una jueza preguntó a la víctima si había cerrado bien las piernas para evitar la agresión; o el de reciente caso en el que un juez fue grabado mofándose de una supuesta víctima llamándola "bicho" e "hija de puta", son algunos pocos ejemplos. "La inacción del Consejo General del Poder Judicial en estos casos y la inexistencia de sanciones", son para Varela una de las causas de esta sensación de desprotección.

En negacionismo de la violencia entra en las instituciones

La víctima número 1.000 llega, además, en un momento en el un partido de ultraderecha, negacionista de la violencia de género acaba de cerrar pactos para entrar en distintas gobiernos regionales y locales, como la alcaldía y la Comunidad de Madrid. Su discurso niega la existencia misma de la violencia de género y abogan por acabar con lo que llaman "chiringuitos", que no son ni más ni menos que las redes de apoyo y protección que se han ido creando a lo largo de los años para prevenir y proteger a las mujeres víctimas.

Una consecuencia de esta entrada de Vox en las instituciones se ha concretado en un cambio de denominación de las violencias machistas hacia la violencia intrafamiliar y un intento de desligar la violencia de género de las características concretas y su origen estructural. Una de las primeras medidas del nuevo alcalde de Madrid, Martínez-Almeida, aupado con los votos de Vox y Ciudadanos, ha sido eliminar de todos los edificios oficiales las pancartas contra este tipo de violencias. 

"No infravaloramos este fenómeno. Es una ola de machismo surgido en respuesta a la cuarta ola feminista. Lo sorprendente no es que surja la extrema derecha, sino que el Partido Popular o Ciudadanos se abracen a estas ideas. Son partidos que han firmado ley integral contra la violencia y el pacto de Estado alcanzado en 2017. Afirma Altamira Gonzalo, vicepresidenta de la Asociación de Juristas Themis. "Lo que esto pone sobre la mesa, es la poca fortaleza que las ideas de igualdad tienen en los partidos de derechas".

Para esta jurista, uno de los problemas para atajar la violencia hacia las mujeres en un sentido amplio, es que España no está cumpliendo con el Convenio de Estambul, un tratado internacional del Consejo de Europa que obliga a los estados firmantes a reconocer y poner medidas para proteger, eliminar y resarcir del daño sobre un amplio abanico de violencias que se ejercen contra las mujeres, no sólo las que ejercen las parejas.

"Es un juego de hipocresía que tiene consecuencias tremendas para las mujeres que son asesinadas, para sus hijos e hijas y para la sociedad en general.
El PP se comprometió al pacto de Estado, pero en todos sus años de gobierno no ha hecho más que reducir los presupuestos de lucha contra la violencia de género. Y aniquilar buena parte de las instituciones", recuerda Varela.

"La cantidad de gente de extrema derecha que representa esta ideología es una minoría. Lo preocupante es cómo la abrazan estos otros partidos que creíamos demócratas. Porque la igualdad es democracia, no es otra cosa", advierte Gonzalo.
España tiene pendiente, también, elaborar una ley integral que contemple otras violencias machistas. 

La solución a la violencia de género, la forma de evitar no sólo que no haya 1.000 víctimas más, sino ni una sola asesinada más pasa, para las expertas, por la educación. "Hay que trabajar en serio. Y lo primero que habría que hacer es incorporar la igualdad en el aula, desde los 0 hasta los tres años y de ahí hasta la universidad. Sin esto seguiremos sin hacer nada", afirma Varela. Según las expertas, también es necesario formar a todos los operadores que tratan con las víctimas, jueces, fiscales... pero sobre todo a los equipos psicosociales. "Y esto no puede ser un curso online de 20 horas. ¿Dónde están los rectores de las universidades que no se han sentidos concernidos por este mandato de la ley de 2004 aún? ¿Dónde están los fiscales que no actúan de oficio?  O incorporamos la igualdad o seguiremos sin hacer nada. Hay una gran cantidad de discursos que hacen apología de la violencia de género. Por eso hay mucha gente cómplice. No hay respuesta contundente, porque salvo que las maten, no hay castigo. La mayoría de los delitos contra las mujeres quedan impunes.", concluye Varela.

Más noticias en Política y Sociedad