Público
Público

Violencia machista Un hombre intenta ahogar a su mujer frente a su hijo de 5 años en un pueblo de Castellón

El hombre se defendió diciendo que su mujer había caído por las escaleras, pero su hijo lo señaló sin duda como el agresor

Varias personas de la Asociación Ve-la Luz se concentran en la Plaza de las Cortes, en las inmediaciones del Congreso de los Diputados, donde comparecía su presidenta, Gloria Vázquez, ante la Subcomisión para el Pacto de Estado en materia de Violencia de Género. EFE/Javier Lizón

público

Un vecino de Onda (Castellón) ha sido detenido por presuntos malos tratos a su mujer, a la que apaleó e intentó ahogar en presencia del hijo de ambos, de 5 años de edad. El hombre responde a las iniciales M.C.G y tiene 41 años. Quien alertó a la Policía Local fue la hija de la pareja, también menor de edad, que al llegar al domicilio vio el grave estado en el que se encontraba su madre. La información la recoge el diario Mediterráneo.

La mujer presentaba importantes hematomas en el cuello, el ojo izquierdo y el lado izquierdo de la cara, según pudo comprobar la patrulla policial que la encontró tras el ataque. La mujer confirmó a los agentes que su marido le había golpeado con fuerza en pecho, cara y cuello en el momento que entró en casa sin mediar palabra. Además, también intentó ahogarla presionándola fuertemente en el cuello. 

El hombre acudió al domicilio minutos después de que la víctima se reuniera con los policías para explicarles lo ocurrido. La versión del hombre fue totalmente distinta: afirmó que su mujer había caído por las escaleras y que él le había ayudado. No obstante, el hijo de cinco años que presenció el ataque lo señaló sin duda como el agresor

El hombre se puso agresivo y causó lesiones a uno de los agentes cuando le intentaban colocar las esposas

Mientras uno de los agentes acompañaba a la víctima a un centro de salud para que le exploraran, los otros tres policías llevaron al presunto agresor hasta el cuartel de la Guardia Civil. Tras informarle de que se le imputaba un delito de violencia de género, el hombre se puso agresivo y causó lesiones a uno de los agentes cuando le intentaban colocar las esposas. 

Finalmente, el detenido ingresó en el calabozo del cuartel de la Guardia Civil a la espera de ser trasladado al juzgado de guardia.