Público
Público

Violencia machista La jueza ordena el ingreso en prisión del presunto autor del doble asesinato de Vitoria

Se le acusa de dos delitos de homicidio, castigados con hasta 15 años de prisión cada uno de ellos. En caso de asesinato se le podría llegar a imponer la prisión permanente revisable

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sanitarios y agentes de la Ertzaintza trasladan al presunto asesino de una madre y su hija en Vitoria. EFE

La jueza ha ordenado el ingreso en prisión provisional del presunto autor del doble asesinato ocurrido el pasado viernes en Vitoria y ha acordado que no pueda acercarse ni hablar con sus dos hijos menores.

A primera hora de la tarde el acusado ha ingresado en el centro penitenciario de Araba/Álava, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

Según el auto dictado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vitoria, el detenido ingresará este lunes en el Centro Penitenciario de Araba/Álava, que se encuentra ubicado en el término municipal de Nanclares de la Oca, como presunto autor de dos delitos de homicidio, uno de daños en la propiedad y otro de incendio.

El titular del juzgado ha ordenado prisión provisional dada la "gravedad" de los hechos delictivos que se le imputan y para que no pueda "sustraerse a la acción de la justicia".

La mañana de este lunes, el detenido ha sido conducido al Juzgado de Guardia de Vitoria, desde donde lo han derivado al Juzgado de Violencia contra la Mujer de la capital alavesa, dado que presuntamente mató a su expareja, de la que se había separado meses antes, y a su exsuegra.

El doble crimen fue perpetrado en la vivienda donde residía la exmujer del detenido y sus dos hijos menores de edad, en el barrio de Lakua-Arriaga de Vitoria.

Tras matar a ambas, el presunto asesino incendió el domicilio, salió a la ventana y se lanzó desde el octavo piso a una colchoneta que habían colocado los bomberos para amortiguar el golpe.

Primero fue atendido en el lugar y poco después fue trasladado al Hospital de Santiago de Vitoria. Como no tenía lesiones de importancia, el sábado fue dado de alta y conducido a dependencias de la Ertzaintza en la capital alavesa.

El pasado domingo, tuvo que ser trasladado de nuevo al Hospital para hacerle un chequeo porque se negaba a comer y a beber, pero los médicos confirmaron que su estado de salud era bueno por lo que volvió a dependencias policiales hasta que esta mañana ha sido trasladado al juzgado.

La jueza señala que la prisión provisional es una medida "proporcionada, necesaria y útil"

Tras tomarle declaración, la jueza señala en su auto que la prisión provisional es una medida "proporcionada, necesaria y útil" puesto que está acusado de dos delitos de homicidio, castigados con hasta 15 años de prisión cada uno de ellos, o en su caso de asesinato, penados con 15 años de cárcel, aunque se le podría llegar a imponer la prisión permanente revisable.

Además se le acusa de un delito de daños, ocasionados en el domicilio de su exmujer, y de un delito de incendio con riesgo para terceras personas.

Para la jueza hay por tanto "motivos bastantes para creer" que es responsable de esos delitos pese a que se acogió a su derecho a no declarar ante la Ertzaintza.

Sostiene que hay "claros indicios" de que se personó en el domicilio de su exesposa, donde también se encontraba la madre de esta, y de que "acabó con la vida de ambas mediante apuñalamiento en el cuello".

La jueza recuerda que la exmujer falleció en el lugar y su exsuegra en el hospital al que fue trasladada, y señala que "una vecina del inmueble fue testigo de la grave agresión" a su expareja y que otros vecinos de ese edificio oyeron "gritos solicitando ayuda".

"A continuación el investigado se atrincheró en el domicilio de su exmujer, donde ocasionó múltiples daños y provocó un incendio que llevó a desalojar parte del inmueble", señala el auto, que recuerda que después se descolgó por una ventana y se arrojó a la colchoneta de los bomberos.

También acuerda conceder una orden de protección para los dos hijos menores de forma que no pueda aproximarse a menos de 200 metros de ellos ni comunicarse por ningún medio, puesto que la muerte de su madre y de su abuela les ha ocasionado "un grave perjuicio psicológico".