Público
Público

Violencia machista La víctima de 'La Manada de Manresa' se sintió intimidada al ver una pistola

La menor ha comparecido protegida por una mampara para no entrar en contacto visual con los acusados. Una amiga, y principal testigo, ha explicado en el juicio que, tras agredirla sexualmente, los acusados querían tirarla "a un río".

Publicidad
Media: 5
Votos: 2

Este lunes se reanudó el juicio sobre la violación en grupo de Manresa, con la exposición de las pruebas periciales, entre ellas informes psicológicos de las secuelas que arrastra la víctima. EFE/ Quique García

La menor, que a los 14 años, fue víctima de una violación múltiple en Manresa (Barcelona) ha asegurado este lunes ante el tribunal que juzga a los seis supuestos autores que en todo momento se sintió intimidada y asustada, ya antes de que la agredieran, tras ver que los acusados se pasaban una pistola y hacían ademán de cargarla.

En su declaración ante la sección 22 de la Audiencia de Barcelona, la menor, que ahora tiene 17 años, ha incriminado al menos a tres de los seis supuestos autores de la violación, y un séptimo por no impedirla, y ha indicado que no recuerda casi nada, excepto algunos flashes, porque tomó varios cubatas y otros que le prepararon en un botellón en una fábrica abandonada de Manresa en octubre de 2016.

Antes de violarla estuvieron exhibiendo un pistola

La menor ha comparecido protegida por una mampara para que no entrara en contacto visual con los acusados de haberla violado, en una declaración clave para que la Fiscalía decida si mantiene la acusación de abusos contra los procesados o la eleva a agresión sexual.

"Me empezaron a hacer cubatas y ya no recuerdo más", ha afirmado la chica, que ha explicado que fue su amiga quien le explicó que había sido violada, por turnos, por seis de los acusados en una caseta adjunta a la fábrica abandonada donde acudió a hacer un "botellón" junto a otros menores.

Según ha relatado la menor, su amiga le contó que los seis acusados la violaron, mientras ella estaba en el suelo "llorando", aunque la víctima solo recuerda fugazmente tres situaciones. Y ha precisado que, mientras estuvo en la fiesta, tenía "miedo" de los acusados, que, según su versión, antes de violarla estuvieron exhibiendo un pistola, que se pasaban entre ellos simulando estar cargándola.

Una testigo: "La querían tirar a un río"

La principal testigo de la violación ha explicado en el juicio que, tras forzarla sexualmente, los acusados querían tirarla "a un río". Esta testigo, que acudió junto a la víctima a la fiesta donde ocurrieron los hechos, ha corroborado la violación por turnos y en grupo a la menor y ha indicado, entre llantos, que tras consumarlo tuvo que convencer a los acusados de que la dejaran ir. "Les tuve que decir que me la llevaba, la duchaba y le daba una pastilla porque la querían tirar a un río", ha insistido.

Además asegura que uno de los acusados, Bryan Andrés M.C., se la llevó y una hora después regresó solo él, le enseñó un reloj y le dijo: "Mira, 15 minutos cada uno".  Según ella, Bryan Andrés M.C. dirigió a sus amigos a la otra caseta para violarla y fue quien lo organizó todo, mientras que la víctima no podía ni andar debido a su estado de embriaguez.

Cuando esta testigo acudió a la caseta a ver qué pasaba, vio "claramente" a su amiga en el suelo, mientras la violaban y ha asegurado que Marco Antonio R.T. tenía una pistola y que se la puso en la boca diciéndole que no contara nada de lo que había pasado y que sabía qué camino recorrían sus hermanas pequeñas para ir a la escuela.  

Más noticias en Política y Sociedad