Público
Público

Violencia Obstétrica La Fiscalía abre diligencias por la muerte de una mujer tras una cesárea en Melilla

La Dirección Territorial de Gestión Sanitaria, a cargo de Francisco Robles del Partido Popular, ha defendido que se cumplieron todos los protocolos y que existió buena praxis por parte del personal sanitario.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

La fachada del Hospital Comarcal de Melilla, donde ha fallecido una mujer tras una cesárea. / Europa Press

La muerte de una mujer tras practicársele una cesárea la madrugada del sábado al domingo 8 de abril ha provocado que la Fiscalía Jefe de Melilla abra diligencias por lo sucedido. Además, también se incluye entre los motivos contemplados por la institución un corte provocado en la cara del recién nacido, presuntamente causado por el bisturí que se usó durante la intervención, según ha informado el Defensor del Paciente. El bebé, tras haber permanecido ingresado, ya ha sido dado de alta.

La Dirección Territorial de Gestión Sanitaria (Ingesa) en la ciudad autonómica —organismo dirigido por Francisco Robles, del Partido Popular, y dependiente del Ministerio de Sanidad— ha asegurado, en cambio, que se cumplieron todos los protocolos con esta paciente y que existió buena praxis por parte del personal sanitario que atendió a la mujer. Sin embargo, Ingesa ha abierto una investigación interna para conocer más detalles de lo sucedido y ha mantenido una reunión con la Comisión de Mortalidad del Hospital Comarcal de Melilla, donde tuvieron lugar los hechos, "para estudiar los detalles del proceso asistencial que se realizó", pero no ha dado a conocer el contenido de dicho encuentro.

El organismo que dirige Robles se pronunció de esta manera después de que la familia de la mujer fallecida hubiera interpuesto una denuncia en los juzgados, al considerar que se había podido producir una "mala praxis" y una supuesta "negligencia" que podrían derivar en un "homicidio imprudente". Asimismo, los familiares han puesto en duda que el ginecólogo que la atendió dispusiera del título homologado en España, debido a las lesiones provocadas en el rostro del neonato, supuestamente causadas por el bisturí utilizado por el médico.

El Defensor del Paciente, presidido por Carmen Flores, ha apuntado que solitan que "se conozca las razones que han llevado a la situación, así como el personal que atendió a la parturienta y la calificación de estos". Esta organización es la que se puso contacto con la fiscal jefe de Melilla, María Isabel Martín, para solicitarle una investigación de oficio "del desgraciado caso acontecido", según ha afirmado en un comunicado.

Más noticias en Política y Sociedad