Público
Público

Violencia sexual El Supremo decreta que cada menor usado en la creación de pornografía infantil constituye un delito

El Alto Tribunal anula una sentencia de la Audiencia Provincial de Tarragona que impuso 57 años de prisión a cuatro personas por un delito continuado de pornografía infantil y dicta otra condenando a cada uno de ellos por 103 delitos distintos. 

Tribunal Supremo
Tribunal Supremo

El Tribunal Supremo acaba de endurecer la jurisprudencia sobre el delito de pornografía infantil. La Sala de lo Penal ha dictado una sentencia en la que fija como doctrina que en el delito de captación y utilización de menores para la elaboración de material pornográfico o para su utilización en espectáculos exhibicionistas, existen tantos delitos como personas sean objeto de abuso.

El Tribunal Supremo ha establecido que en el delito de pornografía infantil cada menor es una víctima y deben entenderse cometidos tantos delitos como menores resulten atacados.  De esta forma rechaza que pueda imponerse una sola condena por un delito continuado sobre varios menores, una posibilidad que solo admite en supuestos en los que la reiteración de conductas se proyecta sobre un mismo sujeto pasivo

El Supremo aplica esta doctrina al estimar parcialmente un recurso de la Fiscalía contra una sentencia de la Audiencia de Tarragona que condenó a penas de hasta 57 años y medio de prisión a cuatro personas como autores responsables de un único delito continuado de pornografía infantil.

En el juicio, el fiscal sostuvo la existencia de 103 delitos de utilización de menores para la elaboración de pornografía infantil, todos ellos en concurso real, y apreciando la continuidad delictiva respecto de alguna de esas infracciones penales.

Por todo ello, el Tribunal Supremo anula la sentencia recurrida y dicta una nueva en la que condena a los acusados por tantos delitos o delitos continuados, como víctimas sometieron una o más veces.

La sentencia, ponencia del magistrado Pablo Llarena, explica que "corromper el proceso educativo del menor es socavar los criterios y las pautas éticas que deben acompañar su trayectoria hasta la madurez".

Y añade que el delito continuado se caracteriza por "una reiteración de ataques lo suficientemente diferenciados como para romper la unidad de acción que preside a los varios comportamientos que el sujeto activo despliega para obtener un material pornográfico (con la idea de acumulación que este mismo concepto encierra)".

Dicho delito precisa además de "conocer y asumir que la reiteración opera como un mecanismo particularmente hábil para descarriar y torcer el desarrollo del menor de manera profunda e irremediable, descomponiendo palmariamente sus principios y afectando, indefectiblemente, su definitiva personalidad"

Más noticias