Público
Público

Vox propone abrir los canales que conectan el Mar Menor con el Mediterráneo y el ecologismo reacciona: "Es una barbaridad"

La propuesta del partido ultraderechista trastocaría aún más las cualidades del ecosistema y no serviría para frenar la contaminación que llega desde el sistema agrícola intensivo del entorno.

Vista aérea del Mar Menor

a. t. R. 

El partido ultraderechista Vox propuso este lunes a través de una PNL que se abrieran las golas y los pasos que conectan el Mar Menor y el Mediterráneo para permitir la entrada agua en la laguna salada. Con esta medida, la formación pretende solucionar la crisis del ecosistema, cuya sostenibilidad está cada vez más al borde del colapso. De hecho, este mes de octubre se dio uno de los episodios más dramáticos de los últimos años, cuando miles de peces aparecieron muertos en la costa de esta laguna salada. Sin embargo, la idea de conectar las dos masas de aguas propuesta por la formación de Abascal es antigua y disparatada. Tanto que la ciencia la descartó hace tiempo.

“Es una barbaridad, eso no soluciona nada”, expone Óscar Esparza, biólogo y portavoz de WWF. “El Mar Menor no es una bañera alicatada que se pueda limpiar abriendo canales, para resolver estos problemas hay que atacar a las causas que han llevado a esta situación y no a los síntomas”, agrega. La situación de colapso, la llegada masiva de peces muertos a las arenas de la playa o el mal olor de las aguas son el reflejo de lo que ocurre en la cuenca vertiente del Mar Menor: procesos intensivos de agricultura y un gran desarrollo urbanístico que debilitan los mecanismos de defensa del ecosistema.

"Hay que atacar a las causas que han llevado a esta situación y no a los síntomas"

De esta forma, tanto por escorrentía como por filtración de acuíferos, llegan arrastrados a la laguna componentes que contaminan las aguas dando pie a un proceso de eutrofización –exceso de nutrientes en el agua que genera una proliferación de algas de fitoplancton– que ataca de manera frontal a las especies que habitan en la zona.

Así, en lugar de buscar unas políticas de reduzcan los vertidos y devuelva al ecosistema los espacios alterados por prácticas urbanísticas, la ultraderecha murciana propone una medida superficial que aparentemente pueda rebajar la cantidad de nutrientes del agua. De hecho, la PNL de Vox antepone abiertamente los intereses económicos a las necesidades ambientales del entorno. Es la única medida útil “para que la agricultura se pueda mantener a pleno rendimiento", explicaba Espinosa de los Monteros.

Abrir las golas y permitir que el Mediterráneo entre en el Mar Menor “cambiaría las condiciones bioquímicas del entorno, que es un ecosistema cerrado con unas cualidades propias, y muchas especies se irían al traste”, expone Pedro Luengo, portavoz de Ecologistas en Acción en el campo de Murcia. Además, el conservacionista señala que este tipo de medidas no frenará la entrada de contaminación constante del sistema agroindustrial de la zona.

"Han salido con una idea que va contra los principios básicos de la educación ambiental", advierte Pilar Marcos, experta en biología marina y miembro de Greenpeace. "Con esta medida lo que vas a hacer es que los contaminantes del Mar Menor salgan hacia fuera, porque es como si abrieras un grifo, pero vas a matar el equilibrio del entorno", denuncia. 

Hay que tener en cuenta que el Mar Menor es un ecosistema con unas condiciones particulares. La salinidad del mar, la temperatura –más elevada–, son algunas de sus cualidades específicas que quedarían alteradas si se abrieran las golas para dejar entrar el agua del mediterráneo, lo cual podría empeorar aún más la situación de colapso ecológico que experimenta la laguna. De hecho, el temporal del pasado mes de septiembre, que arrastró grandes cantidades de agua del mediterráneo a la laguna salada, fue uno de los grandes detonantes del colapso experimentado.

El colapso del Mar Menor está suponiendo un drama ecológico, pero también un problema social para el entorno. Tanto que, la brutal pérdida de biodiversidad del entorno ha supuesto un problema de primer orden para pescadores de la zona, que apenas consiguen capturar peces con sus redes.