Diario Público
Diario Público

Los mejores chistes involuntarios de Pablo Casado

El vicesecretario de comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, ha vuelto a convertirse en humorista involuntario. Y no es la primera vez. En su última entrega, Casado ha comparado el trabajo de su hermano, médico en un hospital público, con el de camareras de hotel que deben limpiar 400 habitaciones al mes para poder cobrar 800 euros.

Pero hay más. Que empiece el festival del humor made in Pablo Casado:

Cuando reinventó las matemáticas con un gráfico: El pasado mes de junio, durante un debate electoral a siete en TVE, mostró un gráfico que 'demostraba' el aumento del gasto social con el PP. En el mismo, la barra que marcaba '183.443 millones de euros' era ampliamente más grande que la que marcaba '184.293'.

Cuando llamó "imbécil" y "subnormal" a Javier Bardem y a su madre Pilar Bardem. (Y el presentador de Intereconomía le advertía entre susurros: "No te calientes").

Cuando dijo: "Maíllo no está imputado, está citado en calidad de imputado". Recientemente nombrado vicesecretario de Comunicación del PP, pronunció esa frase en una entrevista al ser preguntado sobre la imputación de su compañero de partido.

Cuando su "amigo venezolano" le envió imágenes de protestas que luego eran del Congo. En pleno descubrimiento español de Venezuela (con el surgimiento de Podemos), Casado publicó un airado tuit con un vídeo donde podían verse violentas protestas. "Me manda esto un amigo de Venezuela: el pueblo se enfrena con la policía chavista pidiendo comida", denunciaba. Las imágenes eran del Congo.

Cuando, durante un mitin, dijo: "La mayoría de los jóvenes españoles son del PP y aún no lo saben"…

…y después se burló de las víctimas del franquismo con su frase: "Son unos carcas. Están todo el día con la guerra del abuelo, con las fosas de no se quién, con la memoria histórica..."

Cuando derribó con sus manos el muro de Berlín y se puso delante de un tanque en Tiananmén: "En el 89, los jóvenes nos pusimos delante de un tanque en Tiananmén parando al comunismo. Y tiramos con nuestras manos el Muro de Berlín", aseguró. Debió de pillarle joven.

Cuando el político antipopulismo se fotografió con un arado.

Cuando aseguró que el PP había acabado con los desahucios

Cuando colgó un tuit lamentándose por una niña herida en Siria, después de apoyar los bombardeos en el país árabe

Lo último en Tremending

En este artículo