Diario Público
Diario Público

TWITTER ¿Entonces también condenamos a Juan Luis Cebrián por este chiste de Carrero Blanco?

“Carrero Blanco coge un taxi y pide que le lleven a Claudio Coello, ‘¿a qué altura de la calle le dejo?’”. Quien hoy en día publique este chiste u otro similar en Twitter sabe que se expone a que la Fiscalía le pida más de dos años de cárcel. Lo ha comprobado Cassandra, una tuitera de 21 años a la que la Fiscalía acusa de humillación a las víctimas del terrorismo. (*Actualizado: La Audiencia ha condenado a un año de prisión y a 7 de inhabilitación a la tuitera Cassandra este miércoles). Pero el chiste con el que arranca este párrafo no lo ha publicado ella, sino Juan Luis Cebrián, presidente ejecutivo del Grupo Prisa. Está incluido en su novela ‘La agonía del dragón’, publicada en el año 2000 por Alfaguara. Lo recordaba el periodista y escritor Max Pradera en un tuit:

Es bastante evidente que incluir un chiste de humor negro en una obra no debe ser considerado un delito, pero ¿cuál es la diferencia entre ese chiste y los publicados por Cassandra, Facu Díaz o Guillermo Zapata? En el caso del exconcejal de Ahora Madrid, el chiste no lo decía él sino que lo citaba, como Cebrián en el libro. Y el mensaje 'Gora alka ETA', en el caso de los titiriteros, también transcurría en medio de una obra de ficción. Entonces, ¿cuáles son los límites del humor? ¿La gracia del chiste? ¿La persona que lo dice? ¿El ánimo con el que se levante el fiscal ese día?

Y más… ¿Imputamos también a Buenafuente por su acertado homenaje a la tuitera imputada, con chistes sobre "el Almirante" (como dice el fiscal) incluidos?

¿Pedimos también 2 años y 6 meses de cárcel para los compañeros de la revista Mongolia?

¿Acusamos también de humillar a las víctimas del terrorismo a todos los tuiteros que estos días han hecho chistes sobre el tema?

O mejor, ¿por qué no se hace esto con las bromas que también se hacen (algunos cargos políticos incluidos) con las víctimas del franquismo? ¿Y la apología del fascismo? Basta con darse una vuelta por las redes para encontrar cuentas ensalzando el fascismo, el nazismo o el franquismo. Tampoco la Fiscalía parece indignarse tanto con Jimenez Losantos diciendo que dispararía con una escopeta a los de Podemos como con un chiste.

Imputaciones como las de Cassandra, Facu Díaz, Guillermo Zapata o el sangrante caso de los titiriteros que llegaron a estar cinco días en prisión sin fianza dan una idea de lo aleatorio (o más bien no) de su elección. Todas ellas quedaron en nada, pero sirvieron para denigrar públicamente a sus protagonistas, para abrir diarios, llenar horas de tertulia y dirigir las conversaciones en salones y bares mientras arrecian los recortes, los casos de corrupción y se planean rescates multimillonarios.

Lo último en Tremending

En este artículo