Entrevista con el 'Iñaki Gabilondo de los botellones'Fortfast: "Dios para mí es como la homeopatía"

Por

El ‘Iñaki Gabilondo de los Botellones’, uno de los youtubers más seguidos de España, deja el micrófono por una vez y da el salto a la letra impresa. Sin embargo, José Manuel Climent, el joven jienense estudiante de físicas (ahora ya graduado) que se hizo famoso grabando botellones, no abandona sus temas de siempre. Ciencia, amor, sexo, política, medioambiente o animalismo (por supuesto también el botellón), forman parte de los capítulos de ‘Reflexiones’, el libro que se ha autopublicado, y en el que se desnuda acompañado por los comentarios de invitados como Amarna Miller, Silvia Barquero o Korah.

¿Por qué ‘Reflexiones’?

‘Reflexiones’ nace porque quería reflejar el tipo de mensaje que intento transmitir en mis vídeos y el objeto de debate que se crea con ese mensaje. Mis vídeos son eso: objeto de debate para opinar, hablar o debatir sobre un tema en concreto (el feminismo, por ejemplo) y que se hagan reflexiones sobre esos temas. ¿Qué pienso yo a la hora de preguntar ese tipo de cosas? Que la gente se las plantee.

Portada de ‘Reflexiones’

Quería hacer una estructura completamente modular. Son pequeños ensayos, independientes entre sí -por lo que se pueden leer por separado-, en los que manifiesto mi opinión, hago una radiografía de un tema o un experimento social. Desgloso un tema y someto a un punto de vista más técnico de ese ámbito, por eso intervienen estos comentaristas. Amarna Miller para amor y sexo, el periodista Christian González en política o José María Barquero en medio ambiente y animalismo.

¿Por qué has elegido autopublicarlo?

A todos los influencers que triunfan con sus vídeos se les termina ofreciendo publicar un libro. Yo soy una persona que piensa mucho las cosas antes de decirlas y, si no estoy seguro de algo, no lo voy a decir. Propuse a una editorial este formato de libro, pero me dijeron que no, que querían una novela juvenil. Y me dije: "Si mi público es mayoritariamente universitario, ¿para qué voy a escribir una novela juvenil?". Así que no acepté el acuerdo, porque no le veía el sentido a hacerlo sólo por el dinero.

Durante el verano me puse a trabajar en él y otra editorial se puso en contacto conmigo, así que le presenté las secciones que ya tenía escritas (religión, ciencia, sociedad y amor) pero me las rechazó casi todas. Alegaron que debía ser más neutral y que eso no era vendible. Que no debía ser tan arriesgado, me dijeron. Querían hacerlo más vendible.

No quiero formar parte del negocio en el que se aprovechen del dinero que genera mi libro, quiero que la gente conozca una parte de mí. Si lo publicaba a través de una editorial, no estaría realmente representando lo que soy, y a mí lo que me interesa es ser yo mismo.

¿Qué hay detrás del "tío que se hizo famoso grabando en botellones"?

Muy pocas horas de sueño. Me hincho a trabajar. No son sólo los vídeos que se ven en Youtube, detrás de ellos hay mucho trabajo creativo. Detrás de las cámaras hay varias empresas y muchas producciones, así que estoy todo el día para arriba y para abajo. Es agotador, pero satisfactorio. El hecho de llegar a algo que me propuse hace cuatro años y con lo que estoy a gusto.

Cuando vi que el primer vídeo llegó a las 200.000 visitas, me dio vértigo. Pensé: ‘lo ha visto más gente que en un estadio de fútbol. Qué locura es esta’. Todo fue gradual, pero también muy rápido.

¿Has leído libros de otros youtubers?

‘El niño que se olvidó de dormir’, de Rush Smith, que habla sobre el miedo a los monstruos cuando eres pequeño. Tiene un estilo que parece Tim Burton y escribe lo que le sale de dentro. Cuenta una historia y, a partir de ella, transmite un mensaje.

Y también el cómic de Wismichu. Se ve que se ha dejado el alma en él.

El machismo, el racismo, la incultura… son protagonistas en tus vídeos. ¿Te sorprenden las barbaridades que escuchas cuando preguntas?

Al principio me llevaba las manos a la cabeza. Sí es cierto que ya venía prevenido por el programa de Juanra Bonet, ‘Lo sabe, no lo sabe’, que evidenciaba que el prejuicio a veces no falla. Yo también voy con ojo y ficho a la gente que quiero que aparezca.

Yo no hago vídeos representativos de un conjunto de la sociedad; pincelo y soy totalmente sesgado. Precisamente por eso intento caricaturizar esas conversaciones y comportamientos que todos tenemos alrededor. Todos conocemos a una persona extremista, intransigente o machista. Esos comportamientos que estás harto de ver en tu día a día te ofrecen de repente un contenido que emitir.

¿La gente se muestra más reticente a aparecer en tus vídeos ahora que eres más conocido?

Todo lo contrario. Ahora que me conocen, la gente quiere salir en el vídeo porque sabe que se va a ver. Y eso te da qué pensar.

Algo que te haya marcado y que no aparezca en los vídeos.

Principalmente una. Yo ni he nacido ni me he criado en un entorno en el que hubiera gente famosa. Jaén es una ciudad muy pequeña. Así que nunca me había imaginado ir por la Gran Vía madrileña y que me parase tantísima gente. Es un choque de realidad bastante grande. Y no sabes hasta que estás dentro de esto cómo te puede cambiar la vida, tanto para bien como para mal. Hay gente maravillosa que te pide fotos, pero también hay gente que no entiende que delante de ellos hay una persona. Muchos no entienden que no tengas tiempo de echarte una foto y, a veces, incluso te dicen algo.

¿Qué opinas del uso que hacen algunos youtubers de las redes sociales, como por ejemplo DalasReview?

Podría cortarme y utilizar cualquier eufemismo, pero simplemente son gente que, por la manera en la que se expresan, en la que transmiten, en la que no fomentan para nada ni la reflexión, ni el diálogo ni la empatía (que se echa mucho de menos en algunos influencers), representan comportamientos absolutamente psicópatas. Pero no ‘psicópata’ con un sentido violento. Por ejemplo, Dalas parece que tiene desconectada la parte de su cerebro que le permite sentir emociones por el resto de personas y solamente mira para su beneficio, interpretando su papel. Y da miedo.

¿Crees que interpreta un papel?

En Youtube no hay ningún personaje. Hay personas que se escudan en el argumento del personaje. Hay algunos que se deconstruyen, como le pasó a Wismichu, que pasó de ser un misógino a reflexionar y reconocer sus errores.

¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Seguiremos viendo vídeos de Fortfast?

Sí, claro. Y espero que salga un proyecto que aún no he revelado. Venga, lo voy a decir. Llevo mucho tiempo buscando la manera de hacer un tour por el mundo: Congo, Grecia México… Quiero hacer un documental del corte que hago pero contrastando con gente que vive en Uganda con la que vive en Madrid, por ejemplo. Por febrero espero que salga adelante y empezar a viajar y a grabar.

Para terminar, ¿podrías responder a algunas de las preguntas que realizas tú al público en los botellones?

– ¿Qué harías si fueras Dios?

Es difícil responder a esta pregunta, porque no creo en él. Es como la homeopatía para mí. Pero si tuviera el poder de cambiar algo, intentaría que todas las personas recibieran la formación necesaria para ser libres de pensamiento; que nadie las engañara y que fueran libres de corazón y mente.

– Si tuvieras un superpoder, ¿cuál sería?

Leer el pensamiento, sin duda. A mucha gente le cuesta expresarse y eso lo resolvería todo.

– Como español, ¿cuál es tu mayor preocupación actual?

Absolutamente todo. Nunca me he posicionado políticamente, pero pediría que los políticos tomaran a los españoles como personas. Cada mitin al final es una representación de ‘Sálvame’, llena de argumentos vacíos.

– La cosa más bonita que podrías imaginar.

Voy a decir algo que no tiene mucho sentido. Algo que no se ha visto ni sentido. Para un físico, percibir la naturaleza más allá de los cinco sentidos con los que se nace, gracias a la matemática y a la física, es fascinante. Sería algo abstracto, que ahora está fuera del conocimiento tangible.

– ¿Qué mensaje mandarías a la sociedad?

Que compren mi libro y saquen sus propias ‘Reflexiones’.

Más de Tremending