Diario Público
Diario Público

Elecciones 28-A La rebelión de los besos contra Vox

Es verdaderamente difícil imaginar una forma más pacífica de protesta que un beso, y eso es justo lo que la gente está empezando a hacer contra Vox. Hace unas semanas se hacía viral la imagen de dos mujeres besándose ante una caseta informativa del partido ultraderechista. Besos contra intolerancia, cuyas autoras (la gran mayoría, mujeres) se rebelan ante la actitud de este partido. Los derechos del colectivo LGTB han sido una de las grandes dianas del partido de Santiago Abascal desde que apareció en la escena política.

La imagen fue calificada por los seguidores de la red social como "la foto de la semana”. Una de sus autoras aseguraba en El Norte de Castilla que su beso pretendía ser algo simbólico: “Una forma de demostrar cómo elegimos querernos y de mostrarnos en contra de eso que llaman la familia 'natural’”

No es la primera vez que vemos un beso convertido en forma de protesta pacífica con su enorme carga simbólica. Lo vimos en Marsella en 2012, con una fotografía que dio la vuelta al mundo, tomada durante una concentración contra el matrimonio gay. También hace poco, en Alcalá de Henares para protestar contra el Obispado y sus cursos para "curar la homosexualidad".

Pero lo cierto es que la imagen del beso ante Vox se ha vuelto a repetir y parece que se está convirtiendo en tendencia. Este miércoles, el secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, se hacía eco de otra similar.

Una de las protagonistas de esa imagen explicó por qué lo hizo, durante un acto del partido morado:

La misma escena se repitió esta misma semana en Reus. La tuiera que la subió cuenta que en la carpa le confesaron que lo está haciendo mucha gente:

Una búsqueda en las redes muestra más ejemplos:

En las redes también ha habido críticos con la iniciativa. Incluso alguno ha respondido con un beso entre heterosexuales ante una carpa de Podemos... con respuesta de los tuiteros:

Relacionada

-‘Vota, por favor’: el azote de quienes prefieren quedarse en casa el próximo 28 de abril

Lo último en Tremending

En este artículo