Diario Público
Diario Público

Estados Unidos Trump culpa a los videojuegos de masacres como la de El Paso pero los datos le dejan en evidencia

La acusación a los videojuegos de Trump ha causado el rechazo de miles de usuarios

No importa lo actual o moderno que resulte el tema a tratar. Cuando Trump lo saca a colación un perenne aroma a rancio se adueña de él. En este caso, el mandatario centraba el debate en los videojuegos. Con las muertes causadas por los tiroteos de Estados Unidos todavía recientes en la conciencia del país, Trump salió a la carga para culpar parcialmente a los videojuegos de la tragedia, algo a lo que inmediatamente se unieron algunos miembros de su partido.

“Debemos detener la glorificación de la violencia en nuestra sociedad. Esto incluye los repugnantes y horripilantes videojuegos que ahora son corrientes” sentenciaba el presidente en una rueda de prensa. Esto causó la indignación inmediata de los usuarios de videojuegos de todo el mundo, que respondieron a través del trending topic #VideogamesAreNotToBlame (los videojuegos no tienen la culpa).

Con estas declaraciones, el mandatario reabrió un debate tan viejo como la existencia de los videojuegos: ¿Estos causan comportamientos violentos en sus usuarios? Estas sospechas ya habituales también se dieron en otras tragedias similares, como la perpetratda por el ultraderechista Breivik en Noruega en 2011.

Pues bien, en febrero de este año la asociación científica británica Royal Society publicaba un estudio en el que aseguraba no encontrar evidencias para establecer una relación entre los videojuegos violentos y el desarrollo de comportamientos agresivos. En la misma línea, el New York Times en 2017 extraía una serie de datos fulminantes para la argumentación de Trump: “Estados Unidos tiene 270 millones de armas y 90 tiroteos masivos entre 1966 y 2012. Ningún otro país tiene más de 46 millones de armas o 18 tiroteos masivos”.

Las declaraciones sorprendían, también, por quien las profería. Para evitar repasar la inagotable sucesión de citas amenazantes y violentas proferidas por el presidente, simplemente nos remontaremos a reproducir la más reciente entre sus célebres. 22 de julio de 2019. Trump mantiene un encuentro oficial con el Primer Ministro de Paquistán, Imran Khan.

Al mandatario, le pareció el mejor momento para afirmar lo siguiente: “Tengo planes con Afganistán para que, si quisiera ganar esa guerra, Afganistán sería borrada de la faz de la tierra. Estaría acabada literalmente en 10 días”. Después concluyó: “Pero no quiero matar a 10 millones de personas”. Para no gustarle los videojuegos, parece que Trump vive como si el mundo real fuera uno.

Lo último en Tremending

En este artículo