"El odio sólo trae más odio": orgullosa de lucir la bandera LGTBI en su balcón, tras ser atacada con huevos

Publicado el 03 de octubre del 2019

El pasado domingo, Gloria Fortún estaba apurando las últimas horas del fin de semana en su piso en un barrio céntrico de Madrid con su mujer y su hija de nueve años cuando escucharon unos ruidos. Se asomaron a la terraza y se encontraron con una triste sorpresa. Alguien había decidido demostrarles su odio arrojando huevos contra su casa. ¿El motivo? En su balcón, además de un pequeño armario y una bicicleta, luce una resplandeciente bandera arcoíris, símbolo de la tolerancia y del movimiento LGTBI.

Poco después, lejos de resignarse, decidió denunciar en su cuenta de Twitter lo sucedido. "La voy a descolgar. Para lavarla y volverla a poner brillante y orgullosa". Su tuit se hizo viral y cientos de personas se hicieron eco o le transmitieron su apoyo. "Mi detergente está a vuestra disposición", "sus huevos, nuestra sonrisa arcoíris" o un simple "mucho ánimo", entre los mensajes.

Sentada en el salón, explica a Público que los huevos mancharon la terraza, las ventanas y la fachada. "Incluso le cayó un poco al vecino de abajo", se lamenta. Los atacantes, tres siluetas que probablemente nunca habrán mantenido una conversación con esta afable escritora, traductora y activista, salieron corriendo.

"Un símbolo de todo lo que hemos conseguido"

La bandera que cuelga en su balcón es para ella "un símbolo de todo lo que hemos conseguido y de todo lo que nos negamos a perder". Un símbolo que cuelgan siempre en su casa durante la semana del Orgullo, pero que este año decidieron mantener. "Como la derecha ganó las elecciones decidí dejarla", explica.

Gloria, que confiesa que a lo largo de su vida ha sufrido insultos, comentarios o intentos de agresiones físicas, destaca que el acenso de la ultraderecha "envalentona" más a los que tienen ideas reaccionarias.

También comenta con preocupación noticias recientes como la victoria de Vox al lograr que el Gobierno de Murcia cediese a sus tesis retrógradas y ordenase a los colegios pedir permiso a los padres para actividades como las charlas sobre diversidad sexual. "Todo eso al final lo único que va a traer es cosas como esta". Y añade: "Se ha demostrado que en países donde ha llegado la derecha extrema, como Brasil, han aumentado las agresiones e incluso los asesinatos a personas LGTBI".

"Ya sólo podemos ir hacia delante"

Un suceso que no ha restado un ápice su determinación. "Al revés, nos da ganas de ser mucho más visibles y de luchar por nuestros derechos y los de nuestra hija. Y más en estos tiempos, estamos al pie del cañón siempre". Lo tiene claro: "Hemos estado luchando mucho tiempo y no queremos que se nos vuelva a invisibilizar".

Sin embargo, su preocupación es por su hija. "No queríamos que se enterase porque es muy difícil explicarle estas cosas a una niña. Aunque ella sabe que hay discriminación a las familias que no son las normativas, pero no queremos que viva con miedo a que le puedan hacer algo por tener la familia que tiene".

Mientas la arcoíris vuelve a ondear reluciente y ahora recién lavada en su balcón, Gloria anima a todo el mundo a luchar por la libertad. "Ya sólo podemos ir hacia delante. Aunque vengan gobiernos conservadores no vamos a volver nunca, espero, donde ya hemos estado, a lo que yo ya he vivido, siendo lesbiana en los años noventa. Porque la gente ya no piensa así".

Y sólo un mensaje para los que mancharon su balcón: "El odio siempre traer más odio y nunca trae nada bueno para nadie".