Diario Público
Diario Público

Moussa Marega La reacción de los compañeros del futbolista víctima del racismo como síntoma de todo lo que queda por hacer

Nueva escena de racismo en un campo de fútbol. Este domingo, el delantero franco-maliense Moussa Marega decidió abandonar el terreno de juego después de sufrir gritos e insultos racistas desde la grada del Vitória de Guimarães. En el momento en que Marega, harto de los insultos, decidió marcharse, pudo verse cómo varios jugadores tanto del Oporto como del Vitoria trataron de convencerle insistentemente de que se quedara, sujetándole en múltiples ocasiones, lo que ha sido ampliamente criticado en las redes sociales.

Una situación que en España también se ha repetido en múltiples ocasiones, pero que jamás ha motivado la suspensión de un partido, algo que contrasta con la decisión de la Liga Profesional de Fútbol el pasado diciembre de suspender un partido del Rayo Vallecano contra el Albacete después de que parte del estadio llamase "nazi" al jugador Zozulia, con un pasado vinculado a grupos paramilitares filofascistas de Ucrania.

Tras marcharse, Marega publicó una imagen suya haciendo una peineta a la grada y con un mensaje: "Sólo me gustaría decirles a esos idiotas que vienen al estadio a hacer gritos racistas: iros a la mierda. Agradezco a los árbitros por no defenderme y por ponerme una amarilla porque defiendo el color de mi piel. ¡Espero no volver a verte en un campo de fútbol otra vez! Eres una vergüenza".

Muchos tuiteros han criticado la reacción de los compañeros de Marega y el resto de jugadores por no solidarizarse y la del árbitro por no suspender el partido: "Así no va a cambiar nada".

Lo último en Tremending

En este artículo