Diario Público
Diario Público

Emergencia del coronavirus La 'policía de balcón': cuando vecinos insultan a enfermeras o niños con autismo al salir a la calle

Los balcones se han convertido en un espacio simbólico en el país desde que hace más de una semana se decretara el estado de alarma por la emergencia del coronavirus. Pero hasta ahora se han detenido a 929 personas y se han registrado más de 100.000 propuestas de sanción por saltarse la orden de confinamiento, ya sea para realizar fiestas o para "cazar pokémon". La Policía ya ha advertido de que no dejarán de perseguir "las conductas de esa minoría irresponsable".

Sin embargo, varios ciudadanos se dedican a insultar e increpar desde sus balcones a cualquier persona que se encuentre en la calle. Ya sea personal sanitario que vuelven de una larga jornada en los hospitales, trabajadores de supermercados que acuden a su puesto de trabajo o padres que pasean junto a sus hijos con autismo porque necesitan salir del confinamiento.

Esta 'policía de balcón' saca conclusiones y profiere insultos pese a que el Gobierno contempla excepciones a la cuarentena, como es el caso de personas con discapacidad y alteraciones conductuales, que pueden salir acompañadas.

José Manuel, padre de un niño de 9 años con trastorno del espectro autista e hiperactividad, explica a este medio que el pasado domingo llevó a su hijo con su patinete a unas pistas de baloncesto muy cerca de su casa en el municipio madrileño de Leganés, pero varios "vecinos asomados a sus ventanas y a sus terrazas empezaron poco a poco a insultarlos". Cuenta que han intentado "hacer la cuarentena lo máximo posible", pero que su hijo necesitaba salir.

"A los tres primeros que gritaron les respondí que tiene autismo. Al ver que eso no era suficiente, y que cada vez salían más vecinos, dejé de contestar y seguí pendiente de mi hijo. A los diez minutos llegó una patrulla de la Policía", explica José Manuel. "'Allí allí. Esos son'", escuchó decir desde esas ventanas cuando los agentes acudieron al lugar.

Cuando la Policía se marchó tras comprobar que estaban autorizados a salir durante la cuarentena, "una vecina al ver que se iban, gritó: ¡Qué vergüenza!"."No sé qué esperaba", explica José Manuel. Relata que él y su pareja decidieron pedir "un informe a su pediatra para la cuarentena que especifica que puede salir a la calle" después de que les "llegaran vídeos" con situaciones similares.

Tras volver a casa el pasado domingo, José Manuel decidió difundir un vídeo en Twitter para que la gente reflexione sobre este tipo de conductas.

A través de las redes sociales, ante el gran número de casos que se registran, varios usuarios difunden campañas para que las niñas y niños con discapacidad porten un pañuelo o prenda azul, o para que vistan un chaleco amarillo, y así evitar que sean insultados o increpados cuando necesiten salir a la calle.

José Manuel afirma que no tiene "porqué estar gritando por la calle el diagnostico" de su hijo. "No creo que sea necesario tener que marcar a nuestros hijos para salir a la calle", añade. "No grites a la gente por la calle", pide.

Al igual que José Manuel, muchos han sido los que han usado Twitter para alertar sobre esta 'policía de balcón'. "Esa vecina de enfrente que llama hija de puta a mi compañera cuando sale a la calle después de comer, decirle que se va al 12 de Octubre a trabajar hasta las 11 de la noche como una leona", afirma Javier Olivares en la red social.

Lo último en Tremending

En este artículo