Diario Público
Diario Público

Los bulos de Vox Suspensión de cuenta, tuits borrados, denuncias y bajada de pantalones: la reciente cronología de Vox en Twitter

El PSOE ha llevado a Vox ante la Fiscalía por incitación al odio tras la difusión de bulos través de Twitter. Desde su irrupción en el panorama político, la estrategia de la extrema derecha ha sido clara: denunciar supuestas fake news difundidas en los medios a cambio de la creación y publicación de bulos desde sus propias redes.

La carrera ha sido larga y, desde el inicio de la emergencia sanitaria por la covid-19, Vox ha recrudecido su guerra en las redes y en los medios contra los partidos que forman el Gobierno y el propio Ejecutivo. Por ello, el PSOE ha presentado una denuncia por cuatro de sus tuits.

Por partes. A finales de enero, la cuenta oficial de Twitter de Vox fue bloqueada por "incitación al odio" a colación de la censura parental, tal y como explicó la propia red social en aplicación de sus normas. La infracción se produjo después de que el partido ultraderechista respondiera a Adriana Lastra, quien había criticado la censura parental y las ideas "retrógradas" del partido. Vox aseguró que no toleraban que "con dinero público" el PSOE "financiara la pederastia". Finalmente, el partido de Abascal borró el tuit, que se había publicado el 18 de enero, y tras ello, Twitter reactivó su cuenta.

El 2 de abril, Vox difundió en esta red un vídeo de unos féretros agrupados en el parking de un cementerio. Aseguró que estas eran las "imágenes que el Gobierno quiere ocultar y las televisiones gubernamentales no emiten". Al mismo tiempo, en referencia a RTVE, acusó al Ejecutivo de ocultar "sus neglogencias y sus mentiras". La realidad es que estas imágenes sobre el cementerio de Collserola no eran un secreto para nadie. Es más, el propio Telediario de TVE1 de ese mismo día -y horas antes de la publicación de Vox-, dio la noticia completa. Pese a las advertencias de que el partido de extrema derecha no estaba en lo cierto, este tuit sigue sin ser borrado y circulando por la red.

Cuatro días más tarde llegó el colmo de los colmos. El partido de extrema derecha publicó un fotomontaje de la Gran Vía de Madrid llena de ataúdes. Se escudaron en que un español anónimo les envió esta imagen "de manera espontánea". Pese a las advertencias del autor de la foto inicial, Ignacio Pereira, que les exigió su retirada de forma inmediata, la formación de Abascal se instaló en la no rectificación. Días después, este tuit desapareció de las redes sociales, sin explicación alguna y, mucho menos, sin ninguna disculpa.

En el escrito presentado por el Partido Socialista ante el Ministerio Público, la formación de Pedro Sánchez sostiene que "es clara la voluntad con estos tuits de crear una sensación en la ciudadanía de inseguridad, miedo y desconfianza, alterando para ello la ya afectada tranquilidad de los ciudadanos" a consecuencia de la emergencia sanitaria que asola el mundo.

En este artículo