"Fernando Verdasco siempre ha destacado por su golpe de derecha", las críticas más ácidas al tenista tras meter la pata en Twitter

Por

Zapatero a tus zapatos. Esa es la lección que ha debido aprender (imaginamos) el tenista Fernando Verdasco después de haberse puesto todo digno en Twitter denunciando una supuesta censura en Instagram que al final no resultó ser tal.

Todo comienza cuando a Verdasco se le ocurre publicar en su cuenta de Instagram dos encuestas sobre la gestión de la emergencia del coronavirus. Con el aviso de "importante que los votantes sean solo españoles", el tenista lanzó dos preguntas muy concretas a sus seguidores que a continuación transcribimos. La primera fue: "¿Os gusta cómo está llevando el Gobierno la crisis del covid-19?" y la segunda: "Si hoy tuvierais que votar, ¿votaríais al mismo Gobierno?". Dos opciones de respuesta: sí o no. Todo parecía sencillo.

Unos cuantos centenares de sus seguidores dieron rienda suelta a la curiosidad de Verdasco. Para ellos el Gobierno lo está haciendo fatal y en las próximas elecciones al Gobierno lo va a votar Rita, pero de repente, a los 1.000 votos, Instagram dejó de contarlos. ¿Qué ocurre?, se debió de preguntar Verdasco, que no se paró a pensar ni medio segundo que todo podía deberse a una cuestión técnica y denunció en Twitter que Instagram le había censurado.

¿Era cierto lo de la censura? ¿Había matado la curiosidad al gato? Pues no, por un error técnico, Instagram fija en 1.000 el número de visitas, aunque sean muchas más. Eso llevó al tenista a creerse lo que no estaba ocurriendo. Parafraseando a algún tuitero, como el mejor golpe de Verdasco es la derecha, el tenista vio fantasmas donde no los había, quizás influido por las constantes denuncias de la derecha y de todo su aparato mediático contra el Gobierno por, supuestamente, censurar la libertad de expresión. Hasta el propio Verdasco hizo alusión a ello.

Pero nada, todo venía originado por un problema técnico y el tenista quiso rebajar un poco el tono de su denuncia más tarde:

Huelga decir que tras este episodio una legión de tuiteros se lanzó sobre Verdasco, al que muchos recriminan que se meta con el Gobierno y exhiba un patriotismo de pulserita (él es muy y mucho español) desde su residencia en Doha. Todos sabemos que Qatar es un país donde, por decirlo de forma generosa, son más laxos con los impuestos pero también más estrictos con la libertad de expresión que en España y él, Verdasco, ha elegido vivir en Qatar precisamente por aquello de pagar menos impuestos. Luego se quejará de la actuación del Gobierno, pero es que la sanidad pública hay que financiarla.

Así que como siempre, cedemos la voz a los tuiteros que han demostrado más ingenio a la hora de poner a Verdasco en su sitio:

Más de Tremending