Diario Público
Diario Público

La respuesta de Abascal sobre el Papa Francisco que no le va a hacer ni pizca de gracia a los votantes católicos de Vox

De las pocas cosas que un ciudadano medio puede sacar en claro del ideario de Santiago Abascal, líder de Vox, es su inquebrantable amor por una, grande y libre España y que es un católico, apostólico y romano de manual. Al menos lo era. Y decimos que lo era, porque el líder de Vox se permitió ayer, miércoles, criticar con ese estilo tan desabrido que le caracteriza al mismísimo Papa de Roma, el Papa Francisco. El presidente de Vox se refirió el miércoles en una rueda de prensa al papa Francisco como el "ciudadano Bergoglio" (¿De qué me suena eso, Alberto Garzón?).

¿Qué ha ocurrido para que Abascal critique al jefe máximo de su Iglesia católica?, se preguntará más de uno. ¿Quiere apostatar? O peor, ¿quiere que lo excomulguen? No, nada de eso. Parece que el líder de Vox tiene más bien problemas con el voto de pobreza: no le ha gustado nada que el Papa defendiera días antes la creación de un salario universal, una propuesta que se parece mucho a la del ingreso mínimo vital que va a poner en marcha el Gobierno. En una carta enviada el pasado 12 de abril a los movimientos y organizaciones populares, el papa afirmó que "es tiempo de pensar en un salario universal" para los trabajadores más humildes y sin derechos a los que la crisis del coronavirus les "golpea doblemente".

A Abascal la idea del Papa le ha puesto de los nervios. También a los obispos españoles, por cierto, que se oponen a cualquier renta mínima. Ya lo dijeron el otro día y no ha tardado mucho Pablo Iglesias en poner a Vox y a los obispos en un brete: muy pillo él, el vicepresidente segundo del Gobierno, dijo ayer que él es más de la opinión del jefe de los obispos españoles, el Papa.

Al ser preguntado por la propuesta papal, Abascal dijo esta pasado miércoles que es una opinión que no comparte pero que le parece tan respetable "como la de cualquier otro ciudadano". "A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César", afirmó el líder de Vox, que subrayó, en un claro mensaje a Francisco, que los políticos tienen que hablar de medidas políticas y no deben opinar sobre la liturgia o la comunión.

"Yo en eso no entro y, por lo tanto, las opiniones del ciudadano Bergoglio me parecen respetables, pero como las de cualquier otro ciudadano", zanjó Abascal.

Las palabras del líder ultraderechista no han pasado desapercibidas para nuestra legión tuitera. Aquí hacemos una selección de las reacciones más destacadas por su gracia e ingenio:

Lo último en Tremending

En este artículo