Diario Público
Diario Público

El coronavirus y la oposición "Pablo Casado, a punto de recomendar inyecciones de lejía": las redes critican la "irresponsabilidad" del PP en la crisis

Tras sus grandes aportaciones a la emergencia por el coronavirus, tales como los crespones negros, hacerse fotos con ovejas, o mirar muy concentrado al espejo del baño, llega la nueva colaboración de Pablo Casado: rechaza apoyar la prórroga del estado de alarma.

Mientras día a día España sigue registrando cifras cada vez más bajas de muertes y contagios, gracias precisamente a las medidas de ese estado de alarma, y mientras los expertos nacionales e internacionales llaman a la cautela para evitar un nuevo repunte, tanto el presidente del PP como otras voces de la derecha y la ultraderecha siguen a lo suyo.

Cuando pese a la importante reducción, la última cifra aún es de más de 160 muertes en un día, el presidente del PP ha asegurado que "no tiene sentido" a partir de esta semana prorrogar el estado de alarma. A su entender, la desescalada "ya no necesita" este instrumento "excepcional" que limita derechos y libertades. La derecha española parece seguir la estela de sus colegas de otros países como Trump, Bolsonaro o Boris Johnson.

Sólo un día después de que Teodoro García Egea haya presentado a Casado como el "plan B" contra la epidemia, el PP parece más atareado en sacar rédito político que en colaborar de algún modo. En las redes sociales han denunciado la "irresponsabilidad" de Casado.

No es el único ejemplo. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, también ha rechazado este lunes prorrogar el estado de alarma porque considera que hay "regulación suficiente". Por si fuera poco, la cuenta oficial de Twitter de la Comunidad se ha hecho eco de unas declaraciones de la presidenta pidiendo "la vuelta a clase de los alumnos de todas las etapas, al menos, 15 días antes de terminar el curso escolar".

Por su parte, la presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha publicado un mensaje en las redes donde asegura que "no hay motivos para seguir confinados". En un tuit que podría haber firmado cualquier parlamento de la ultraderecha habla de "recorte absoluto de libertades" y de "ruina" y "hambre".

En este artículo