Diario Público
Diario Público

Comunidad de Madrid Primero que era un error, luego Iglesias y ahora es "pragmatismo": Ayuso, escurriendo el bulto del escándalo de las residencias

El escándalo de las residencias de ancianos de Madrid sigue en el aire mientras la presidenta de la Comunidad sigue echando balones fuera, cada día con una excusa diferente. Primero negándolo, después diciendo que fue "un error", más tarde culpando a Pablo Iglesias y ahora diciendo que fue por "pragmatismo".

Desde que a primeros de junio trascendiese este asunto, tanto la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, como el Partido Popular han optado por diferentes versiones, contradictorias entre sí, a la hora de tratar de escurrir el bulto. Cuando trascendieron las órdenes y se conoció que el consejero de Políticas Sociales, de Cs, las criticó asegurando que no era ético ni legal, el Gobierno de Ayuso habló de un "error" al enviar esas órdenes.

Posteriormente, la estrategia viró y se centro en culpar a Pablo Iglesias, tratando de extender el bulo de que el vicepresidente segundo había asumido la gestión de esas competencias, cuando en el propio Boletín Oficial del Estado se puede ver que es mentira.

Tras conocerse que Alberto Reyero envió una carta a Amnistía Internacional el 12 de abril para alertar de que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no se implicaba con las residencias, la presidenta también trató de jugar la baza de Iglesias. En sus respuestas en una entrevista preguntó: "¿Dónde ha estado el jefe de Reyero, que es Pablo Iglesias?". Así es, diciendo que Iglesias es el jefe de su propio consejero. Delirante.

Por último, una vez más la ruleta de las excusas ha vuelto a girar y ahora Ayuso ha calificado de "pragmatismo" dejar a los ancianos sin cobertura sanitaria. En sendas entrevistas en El Confidencial y La Cope ha denunciado una campaña de la izquierda y ha vuelto a cargar contra Iglesias diciendo que "está cargado de demagogia y de odio a partes iguales".

Las piruetas de Ayuso han sido observadas con incredulidad desde las redes sociales, que ya la han calificado de "hacedora de entuertos":

Lo último en Tremending

En este artículo