Diario Público
Diario Público

"En la cabeza de esta señora es 18 de noviembre de 1020": los tuiteros se encienden con Olona por defender la terapia para los homosexuales

Suponemos que buena parte de nuestros lectores ya sabrán que ayer, miércoles, la diputada de Vox Macarena Olona, una de las estrellas de Tremending –¡Cuánto juego nos da!– volvió a liarla en el Congreso. Se debatía en comisión una proposición no de ley para que se prohíban las terapias de conversión de la orientación sexual y se sancione a las organizaciones que siguen ofreciendo tratamientos para "curar" a los homosexuales. Olona se quedó sola defendiendo que los homosexuales acudan a terapia. Este es el momento.

A Olona y a Vox se les paró el reloj hace ya un siglo, por lo menos. Aunque encontramos cierta contradicción en sus palabras: dice que "la homosexualidad no es una enfermedad" pero al mismo tiempo apoya que los homosexuales acudan a terapia para encontrar la identidad "que todos tenemos como personas y que formamos a través de un proceso biológico".

¿En qué quedamos? Si la homosexualidad no es una enfermedad, entonces ¿de qué está hablando Olona? Ella dice que se ampara en la libertad –Olona y libertad, ¡qué gran oximorón!– para defender esta postura: "Dejen de meterse en nuestras camas". Nosotros sospechamos que no es la libertad, no, no... es otra cosa: pura homofobia.

Las palabras de la diputada ultraderechista han tenido una gran repercusión en las redes sociales. La mayoría son condenatorias, no podría ser de otra manera.

En este artículo