Diario Público
Diario Público

Los tuiteros se emocionan con la entereza de Ana Obregón durante las campanadas

Uno de los asuntos más comentados en Twitter en esta primera mañana del año 2021 es la entereza mostrada por Ana Obregón al presentar las campanadas en La 1 de TVE. Suponemos que ya saben que este recién terminado año 2020 ha sido horrible para ella por el fallecimiento de su único hijo, Álex Lequio, por un cáncer cuando aún no había cumplido 28 años.

Obregón volvió a presentar las campanadas 16 años después de hacerlo por última vez. Estuvo acompañada por Anne Igartiburu, toda una institución en esto de las uvas. Las dos protagonizaron un auténtico momentazo en televisión: no sólo era la primera aparición de Ana Obregón tras la muerte de su hijo, sino que además ellas dos han sido las primeras mujeres en dar las uvas en la televisión pública.

Obregón hizo todo un ejercicio de emoción contenida. Estuvo sobria y serena, pero se la vio muy emocionada, con los ojos empañados. El recuerdo de su hijo sobrevolaba cada una de sus palabras. Aprovechó la ocasión para lanzar unos cuantos mensajes con mucho calado: "Lo más importante en esta vida es dedicar amor y tiempo a las personas que quieres, porque cuando te vas, es lo único que te llevas", dijo.

Vestida con un vestido blanco que ella mismo definió como "angelical", Obregón aseguró estar "muy emocionada". Explicó que se había decidido a presentar las campanadas por su hijo: "Me gustaría mandarles a todos unas gracias de corazón, porque he recibido tantísimas muestras de cariño este año que quería estar aquí para agradecéroslo". Anne Igartiburu la escuchaba con los ojos llorosos. De hecho, Igartiburu soltó más lágrimas que la propia Obregón.

Recordó también a las víctimas de la pandemia con un mensaje de optimismo y esperanza con la música de Nacho Cano de fondo, lo que añadía más emoción al momento: "Esta noche, quiero mandar un mensaje de esperanza. Sé que muchas personas que me están viendo desde casa han tenido un año muy difícil y se identifican conmigo. Ellas también han perdido a un ser querido. Así que esta noche, cuando suenen las doce campanadas, sé que vamos a recordarles y mirar al futuro con la convicción de que juntos, con mucha responsabilidad, saldremos de este túnel".

Y concluyó con unas palabras que en esta ocasión no sonaron huecas: "Vamos a recordar a todas las personas que nos han dejado por la pandemia. Muchísimas por el cáncer y otras enfermedades. Por ellos, por los que lucharon hasta el final y nos han abandonado y por los que siguen luchando, voy a pedir un aplauso. Un aplauso tan fuerte que llegue hasta el cielo. ¡Por ellos!".

La legión tuitera ha aplaudido la templanza de Obregón, muy alejada en esta ocasión de la imagen frívola que transmitía en otras ocasiones. Les dejamos aquí algunas reacciones y, por supuesto, deseamos un feliz año a todos los que se pasan por aquí.