Diario Público
Diario Público

Las escenas más divertidas que deja la nieve: desde trineos de perros hasta "dinosaurios"

Esquiadores por la Gran Vía, gente con trajes de época, guerras de bolas, coches con caras, trineos tirados por perros... El temporal de nieve que ha azotado el país desde este jueves ha dejado en la capital escenas surrealistas e insólitas que los internautas no han dudado en compartir en las redes.

Pese a las recomendaciones de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias de no salir de casa este fin de semana por los efectos del paso de la borrasca 'Filomena', muchos han hecho caso omiso y no se han podido resistir. Entre los momentos de peligro y dificultad que ha dejado la nevada, también se han visto otros de ingenio, alegría y diversión.

Uno de los más destacados ha sido el de una persona que ha paseado por el barrio de Hortaleza con un trineo tirado por perros, una escena más propia de una película en Alaska que de Madrid o la de los numerosos esquiadores que han recorrido la espina dorsal de Madrid (Gran Vía) como si fuera una pista de esquí.

Algunos incluso aseguran haber visto dinosaurios caminando por la nieve como una señal de la llegada del apocalipsis, mientras para otros su barrio retrocedió algunos siglos con mujeres paseando sus cancanes de época por calles blanquecinas.

Pero si un vídeo resume bien lo surrealista de la situación es el captado este viernes por la noche, en el que una persona disfrazada de Pikachu pasea por la nieve desorientada.

Madrid se convirtió en una insólita y blanca pasarela de moda y de personajes conocidos como los Stormtroopers de Star Wars, los Power Ranger o ¿por qué no? gente vestida de unicornio.

La creatividad también se hizo un hueco en forma de muñecos de nieve, algunos de ellos fácilmente reconocibles como el famoso Olaf de la película Frozen o el elenco de Cars dibujado en los coches que durmieron a la intemperie.

Pero para aquellos menos creativos, bien se podían haber unido a esta guerra de bolas de nieve en la Plaza de Callao o haber optado por tomarse una cerveza en una terraza y poder decir eso de "caen cuatro gotas y la gente se vuelve loca".

En este artículo