Diario Público
Diario Público

La campaña electoral en Ecuador se embarra en Twitter con el uso masivo de 'bots' contra el principal favorito

Este próximo domingo se celebran elecciones presidenciales y legislativas en Ecuador (no, no hemos confundido, ni ustedes tampoco: sí, estamos en Tremending). Los candidatos apuraron el jueves las últimas horas de una campaña larga –ha durado más de 40 días–, intensa y con bastante juego sucio sobre todo en las redes sociales (por eso hablamos de ello en este su Trmending).

El principal favorito en las encuestas es Andrés Arauz, el candidato del correísmo o lo que es lo mismo el candidato que apadrina desde su exilio en Bruselas Rafael Correa, el que fuera presidente del país durante una década y figura omnipresente en la vida política de Ecuador desde que en 2017 tuviera que refugiarse en Bélgica en medio de acusaciones de corrupción no demasiado claras, según él, por las que finalmente la Justicia ecuatoriana le condenó a ocho años de cárcel e inhabilitación por cohecho.

Correa es una de las figuras más destacadas del llamado socialismo del siglo XXI, que hace una década tiñó de rojo (políticamente hablando) el mapa de Latinoamérica. Tras no pocas dificultades, Arauz y el resto de candidatos correístas lograron presentarse y ahora amenazan con ganar las elecciones en primera vuelta.

El segundo en las encuestas, el banquero y empresario Guillermo Lasso, con mucho dinero en el bolsillo, ha recurrido a todo lo que sea menester para poner la zancadilla a Arauz en su camino hacia el palacio de Carondolet, sede de la presidencia de Ecuador.

Visto que todo su dinero no le llega para superar a Arauz, Lasso ha empezado a destinar recursos al tercero en las encuestas, Yaku Pérez, el candidato indígena del movimiento Pachakutik, al que muchos consideran un producto de marketing: hace dos años se llamaba Carlos, vestía con traje y corbata, tenía pelo corto y era abogado, mientras ahora se ha dejado el pelo largo, se ha puesto un poncho y se ha cambiado el nombre por Yaku Pérez prometiendo construir en Ecuador un "Estado próspero, ecológico, honesto, ético, plurinacional e intercultural".

Nada que ver con Lasso. Pero como esa máxima de "los enemigos de mi enemigo son mis amigos" parece seguir funcionado en un país tan polarizado como Ecuador, Lasso declaró el miércoles que apoyaría a Yaku en una eventual segunda vuelta, respondiendo así al propio Yaku, quien previamente había dicho que prefería a un banquero antes que a un dictador como presidente del país.

Así están las cosas. Pero parece que a Lasso se le ha ido un poco de las manos el asunto: hay bastante revuelo en Ecuador, sobre todo entre su legión tuitera, porque al parecer el banquero ha puesto a disposición de Yaku (por así decirlo) una buena parte de sus bots para que el reconvertido candidato indígena fuera trending topic en el Twitter ecuatoriano recurriendo a cuentas falsas con imágenes robadas a prostitutas y modelos eróticas, tal como cuenta este tuitero.

Eso se llama astroturfing, una técnica de manual en esto de las redes. Suponemos que muchos de los tuiteros que nos leen ya estarán al cabo de la calle y sabrán de qué hablamos, pero como igual hay alguno que no, copiamos y pegamos esta definición de la web de la agencia de comuniación Materia Gris: "El astroturfing es una técnica publicitaria que consiste en difundir un mensaje por las redes sociales para crear una corriente de opinión falsa haciéndola pasar por espontánea y popular. El objetivo es que los receptores del mensaje crean que se trata de una opinión que parte de la gente de forma natural ocultando que existe una marca detrás que es la auténtica emisora del mensaje".

Resumiendo, una técnica de manipulación que ha parecido funcionar porque Yaku logró ser tendencia en Twitter bajo la etiqueta #yakupower. Habrá que ver ese power en las urnas el próximo domingo. Eso es lo que importa.

En este artículo