Diario Público
Diario Público

Twitter Un abogado lleva su toga a una tintorería y la confunden con una túnica de nazareno

Imagen combinada de una toga y un ticket

Ignacio Sanz es un abogado que un día decidió acudir a la tintorería para llevar algunas prendas de ropa para que fueran lavadas y planchadas. El letrado llevó varias piezas; entre ellas, algunas camisas y su toga de abogado.

En el ticket que le entregaron tras haber recurrido al servicio de la tintorería se encontró con una divertida sorpresa. La nota recogía el precio que debía pagar por el lavado y planchado de dos camisas y también de su "túnica de nazareno".

El personal del negoció confundió la extensa prenda negra que visten los abogados con las habituales túnicas religiosas. Quizá porque la Semana Santa está cada vez más cerca. "Hombre, esta profesión tiene mucho de sufrida, pero de ahí a llevar la toga al tinte y que la llamen así, va un trecho", manifestaba en su cuenta de Twitter.

Las reacciones en la red social no han tardado en llegar. Muchos usuarios han bromeado con la graciosa confusión y con la posibilidad de que Sanz se presente a uno de sus juicios "con un cirio".

En este artículo