"Espero que no hagan sacrificios humanos": sonrojo y chanzas con la pirámide azteca de 30 metros que Nacho Cano quiere construir en Madrid

Por

Nacho Cano quiere construir una pirámide azteca de 30 metros de altura en Madrid. Sí, tal cual. Es el proyecto que el exintegrante de Mecano tiene para la parcela en el barrio de Hortaleza, en la capital, que el Ayuntamiento cedió a su compañía, según ha desvelado este jueves Hortaleza Periódico Vecinal.

Relacionada: Los tuiteros estallan con la cesión de Madrid de una parcela a Nacho Cano: "No seáis mal pensados, debe ser la fuerza del destino"

La intención del músico es que la pirámide azteca de 30 metros albergue un teatro con 1.326 butacas. Todo ello aderezado, además, con un macroparking de 10.000 metros de extensión. Cano tiene previsto que en el bautizado como Teatro Malinche se represente el musical que ha dedicado a Hernán Cortés, continúa el citado medio.

Según el diario vecinal, levantar la pirámide costará ocho millones de euros. El presupuesto total será de 11,4 millones y está estimado que las obras de construcción duren nueves meses… veremos. Todo esto será temporal, ya que, sea como sea, el proyecto debe ser desmontado, templo azteca de 30 metros de altura incluido, en cuatro años, que es el tiempo de duración de la cesión de la parcela.

La oposición fue muy crítica cuando se anunció la cesión del solar municipal a Nacho Cano. Más Madrid y PSOE pidieron explicaciones a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital por la entrega de la parcela a cambio de un pago de 450.000 euros anuales. Ambas formaciones consideraban que se trataba de un caso de "enchufismo". Desde Tremending podemos imaginarnos a unos cuantos políticos con las manos en la cabeza al enterarse de la idea que tiene el artista. Recordemos: una pirámide azteca de 30 metros de altura.

Pero no solo políticos. No podía ser menos y la pirámide se ha convertido en unos de los temas más comentados en Twitter. A continuación, dejamos unas cuantas reacciones, que van desde el sonrojo y la indignación, a la chanza:

Más de Tremending