Aniversario de la moción de censura de VoxCuando las portadas vendían la 'ruptura' de Casado con Abascal versus la cruda realidad un año después

Por

Este viernes se cumple un año de la fallida moción de censura de Vox. Un show para la autopromoción de la ultraderecha que los tuiteros ya definieron con precisión en su día…

Pero si por algo es recordado aquel día, es por el sorprendente cambio de tono de un Pablo Casado que jugó por un rato a ser un líder de centroderecha al estilo de los de sí existen en otros países europeos. Vox se quedó solo en la votación y Casado les dirigió un duro discurso. "Hasta aquí hemos llegado", aseguró. Y añadió: "Decimos no a esa España a garrotazos, en blanco y negro, de trincheras, ira y miedo".

Las portadas del día siguiente (el 23/10/2020) celebraron esa ruptura, con frases rotundas en sus portadas. "Casado rompe con Abascal y sale ganador de la moción de censura", decía El País. "Casado rompe con Vox para liderar el centro derecha", titulaba El Mundo. "Casado devuelve el orgullo al PP", vendía La Razón en su portada, y añadía en el subtítulo: "El líder popular rompe con Vox en un duro y brillante discurso".

¿Qué queda un año después de aquella 'ruptura'? Pues más bien poco. Era bastante fácil, pero los tuiteros ya lo vieron venir en su día…

Los pactos con la ultraderecha en diferentes Comunidades, ahí siguen. Y para más señas hace poco, en una entrevista, Pablo Casado definió al partido de Abascal como "centro derecha".

¿Hacen falta más pistas? También evitó definirles como "populistas", ante una pregunta directa. Eso sí, en cambio sí definió al Gobierno de España como el "más radical" de Europa.

Y no sólo son los gestos. En los últimos tiempos hemos visto como, cada vez más, el PP de Casado se ha sumado al discurso más bronco y radical, al estilo Vox, recurriendo al patrioterismo, al ataque al Gobierno con ETA, vendiendo una situación económica catastrófica y hablando de "quiebra", o justificando los insultos a Sánchez en el 12 de Octubre. Y si hay dudas de por donde irá la cosa en el futuro, en la reciente (y parece que maldita) Conveción Nacional, la cosa quedó clara.

En efecto, parece que no queda nada, si es que alguna vez existió, de ese Partido Popular que hace un año estaba 'rompiendo' con la ultraderecha.

Más de Tremending