Twitter"Como eurodiputado no sé, pero como colega de juerga…": Hermann Tertsch participa en una sesión del Parlamento Europeo desde un restaurante

Publicado el 08 de febrero del 2022

Hermann Tertsch, eurodiputado de Vox, vuelve a ser tendencia en Twitter y no precisamente por algo ejemplar. Al contrario, Tertsch ha enseñado una vez más la peor cara de la política.

La historia es sencilla de contar: Tertsch tenía que intervenir en una Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo sobre la inmersión lingüística en Catalunya. Como podrán imaginar, el eurodiputado de Vox no dejo títere con cabeza: atacó sin piedad al "Gobierno socialcomunista" y pidió el fin del "adoctrinamiento en contra de España". En fin, nada nuevo. Sin embargo, eso no es lo relevante en este caso. Lo importante es que Tertsch intervenía de forma telemática en la comisión (que por cierto, presidía Dolors Montserrat, del PP).

Relacionada: David Broncano, indignado con Hermann Tertsch y los "manipuladores asquerosos" por difundir un bulo sobre 'La Resistencia'

Ni corto perezoso, Tertsch se conectó a la sesión desde un restaurante: se ve que el inicio de la comisión en el Parlamento Europeo le pilló en plena sobremesa. Este es el momentazo.

Hermann Tertsch prescindió de buscarse un lugar más apropiado y formal. Sus palabras contra Pedro Sánchez y todo lo que huela a izquierda se pudieron oír entre la conversación de los otros clientes del establecimiento y el tintineo de platos, vasos y cubiertos.

A lo largo de su intervención se escuchan las quejas de los otros comensales. "Por favor, márchese a otro sitio", le pide uno de ellos. "Menuda falta de educación", le vuelven a reprochar. Su intervención termina de forma precipitada no sin que antes el personal de establecimiento le pida que "suba al piso de arriba para hablar".

Pero lo mejor ocurre al final, cuando Tertsch mueve la cámara y se ven botellas de bebidas alcohólicas.

Relacionada

Hermann Tertsch se hace la víctima: el defensor de la libertad de expresión acosado por la tiranía de la corrección política

Ya podrán suponer que la legión tuitera no podía dejar pasar por alto este acontecimiento.