Cayetano Martínez de Irujo 'baja al barrio' para charlar sobre diferencias de clase y Vox: "Me suena a chino mandarín"

Publicado el 13 de mayo del 2022

Juntar en una misma habitación a Cayetano Martínez de Irujo, Gabriel Rufián, Ana Morgade y Daniel Guzmán es una premisa cuanto menos curiosa. Y ponerles a hablar de cuestiones como las diferencias de clase, el barrio o Vox sube la apuesta.

El programa Encuentros Inesperados de Mamen Mendizábal va precisamente de eso, de unir a gente que no esperarías ver junta. La primera unión inesperada que dio el programa fue la de Gabriel Rufián y Cayetano Martínez de Irujo.

El portavoz de ERC aprovechó para preguntar al conde-duque sobre sus opiniones de Vox, con un resultado que a priori nadie esperaría. La reflexión de Martínez de Irujo fue que aunque tuviera "sentido" en la distancia corta el discurso de Vox, una vez rascas más allá de la superficie no hay nada que se sostenga. Algo con lo que Rufián se mostró de acuerdo. Además, Cayetano se declaró a favor del aborto, algo que sorprendió hasta el propio político de ERC.

Ya en la mesa con los protagonistas reunidos surgieron temas como el barrio, las diferencias de clase o el voto a Vox desde la clase trabajadora. Rufián y Guzmán compartieron sus experiencias con el barrio y el significado que tiene para ellos. Desde lo social y la personal, compartieron la alegría y la solidaridad de los barrios sobre los estereotipos "feístas" que hay sobre ellos. Cuando Mendizábal consultó a Martínez de Irujo sobre cómo le sonaba todo eso, el conde-duque contestó con cierta inocencia: "A chino mandarín".

Una cosa llevó a la otra y teniendo un grupo tan dispar era de recibo charlas sobre las diferencias de clase. Ana Morgade se llevó los aplausos con su discurso. La cómica reflexionó sobre sus privilegios en la juventud y cómo no fue hasta la universidad cuando "estalló su burbuja". De manera muy sencilla pero elocuente la cómica pudo resumir la situación: "Cuando naces en la precariedad, la burbuja no es un sitio elegido, vas corriendo al lado de un tren al que no te dejan subir. Luego estamos los que hemos nacido en ese tren y, si queremos, tenemos la opción de bajarnos".

Si se habla de clase trabajadora es imposible que no salga el tema de cómo es posible que las clases bajas voten en contra de sus intereses con Vox. "La clase trabajadora que vota a Vox es un ratón votando a un gato", reflexionaba Gabriel Rufián. Esta problemática Rufián la asume como "un fracaso de las izquierdas", cuando la clase trabajadora vota a Abascal y este lo hace constantemente "en contra de sus intereses".

Relacionada: La respuesta de Daniel Guzmán a Cayetano Martínez de Irujo que ha hecho reír a Gabriel Rufián: "Siempre en mi equipo"

La unión inesperada de estas figuras resultó en un interesante debate, que dejó algunas sorpresas y una buena recepción por parte de los tuiteros.

Más de Tremending