"Casa de político de derechas: nidito de amor. De izquierdas: casoplón": los tuiteros recuerdan un ejemplo del doble rasero de la prensa

Publicado el 29 de diciembre del 2022

Aunque solo es 28 de diciembre un día al año, hay multitud de medios que parecen no haberse enterado bien de esto a tenor de las 'inocentadas' informativas que nos regalan cada poco. Ejemplos tenemos para aburrir.

Relacionada | "La edad de oro del periodismo": pifias y momentos para el bochorno en los grandes medios

Uno de los clásicos es el doble rasero con el escrutinio de la forma de vida de políticos o famosos según la ideología que tengan. Porque recordemos, si eres de izquierdas tienes que vivir en una cueva comiendo raíces y comunicándote mediante señales de humo, porque si no, noticia de "casoplón" al canto. Eso, y pase VIP en las principales tertulias televisivas para repetir la palabra.

Ahora, si eres de derecha o de ultraderecha, ya tal.

Relacionada | "El casoplón del paguitas": Abascal compra un chalé con hipoteca de 736.000 euros y los tuiteros le dan a probar su propia medicina

Precisamente en las últimas horas, por esa maravillosa aleatoriedad de las redes sociales muchos tuiteros están recordando una noticia antigua sobre Feijóo y comparándola con las de Pablo Iglesias. La diferencia no es precisamente sutil.

La noticia que los tuiteros están recuperando en las últimas horas fue publicada por Vanitatis (El Confidencial) en enero de 2019 y hablaba sobre una vivienda del ahora líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. Con el título de "El nuevo 'nidito de amor' de Eva Cárdenas y Alberto Núñez Feijóo en Moaña" describían una "preciosa casa de piedra" que según ellos rondaba los 675.000 euros.

Un lenguaje ciertamente diferente al utilizado con la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Unas palabras alejadas de aquellas del "casoplón" del exvicepresidente del Gobierno que muchos medios utilizaron hasta la saciedad hasta que la vivienda se convirtió en lugar de peregrinaje de indeseables ultras. El caso es antiguo pero, como hemos visto, la técnica continúa.