Rubiales amplía la lista de gestos bochornosos en la final del Mundial femenino: "Haciéndose un emérito completo"

Publicado el 21 de agosto del 2023

Luis Rubiales se ha propuesto batir todos los récords del esperpento habidos y por haber en el Mundial de fútbol femenino. En un día que debía ser para celebrar y las jugadoras debían llevarse todos los focos, el presidente de la Federación Española de Fútbol ha decidido ser el protagonista.

Tras el incómodo beso a la jugadora Jenni Hermoso, han salido más imágenes de Rubiales abochornando a todo el fútbol español. Esta vez, en el palco de autoridades.

Los vídeos publicados en redes sociales muestran al presidente de la Federación agarrándose los genitales en dirección a vaya saber quién y casi que mejor ni saberlo, en otra muestra de su poco sentido de la ubicación.

Cualquiera diría que se está ganando la destitución a pulso, pero poco se puede esperar de un presidente que estuvo envuelto en un acuerdo con un futbolista en activo para que la Supercopa de España se dispute en Arabia Saudí y salió indemne.

Relacionada: 'Marca' compara el beso de Rubiales a Hermoso con el de Casillas a Carbonero y los lectores dejan en evidencia al periódico

Las reacciones a la escena se han producido en cadena. Tanto a nivel nacional como internacional, en otra muestra de que al presidente de la Federación le ha quedado muy grande el cargo si no puede comportarse de manera civilizada en una final de un Mundial femenino.

Varias son las voces que piden su dimisión, mientras él llama "idiotas", "tontos del culo" y "pringaos" a los críticos por su beso a Jenni Hermoso. Mientras tanto, sectores de la prensa deportiva le siguen riendo las gracias y se toman a broma este tipo de situaciones, que no hacen más que dar una pésima imagen del fútbol español y sus dirigentes.