"Es un genocidio": los Goya se llenan de gestos y palabras en apoyo a Gaza

Publicado el 11 de febrero del 2024

La gala de los Goya, además de ser la fiesta del cine español, también es un foco inigualable para realizar gestos reivindicativos que los profesionales del cine suelen aprovechar. Este año no iba a ser menos, y muchos de los presentes quisieron servir de altavoz y denunciar la crisis humanitaria que sufren los civiles en la Franja de Gaza.

Los primeros gestos ya se vislumbraron antes de dar comienzo la ceremonia, durante la alfombra rosa. Allí posaron la cantante y actriz Ana Belén, la actriz Alba Flores, el cineasta Alejandro Martín, el cantante Salvador Sobral o la directora Estíbaliz Urresola, entre otros invitados, con una pegatina en forma de sandía -símbolo palestino en honor a los colores de su bandera- en la que se podía leer: "Stop al comercio de armas. Alto el fuego ya".

"Quería traer un recuerdo porque en estos tiempos, que son oscuros porque han muerto 30.000 personas ya asesinadas en Gaza, cuesta a veces venir a celebrar algo. Cuesta mucho. Es muy contradictorio. De alguna manera, traer un pequeño recuerdo, como sabemos que esto es un altavoz, que la gente puede escuchar y vienen autoridades… Ojalá recapaciten y ojalá desde el Gobierno de este país se pueda hacer cosas", explicaba Alba Flores, que portaba la insignia a modo de pin sobre su look.

La interprete volvió a tener un gesto con Gaza durante la gala, cuando aprovechó la ocasión de presentar un premio para decir: "Buenas noches y paz para Palestina, por favor", lo que provocó los aplausos del público.

La directora Estíbaliz Urresola también se acordó de los palestinos en su discurso tras hacerse con el Premio Goya a mejor dirección novel por su película 20.000 especies de abejas. "Si de algo habla esta película es de la importancia de nombrar las cosas y quería también aprovechar aquí para decir que lo que sucede en Gaza es un genocidio y tenemos que pedir a nuestros Gobiernos que lo detengan", ha denunciado.

Más de Tremending