"Por esto le llamamos El Condenas": Facu Díaz recuerda el pasado de Javier Negre y los agitadores ultras

Publicado el 22 de marzo del 2024

"Javier Negre, la persona que ayer decía que se han cruzado todas las líneas rojas. Vamos a averiguar qué estaba haciendo hace unos años…". Así comienza el momento en el directo de Facu Díaz en su canal de Twitch en el que hace un demoledor repaso al pasado de uno de los agitadores mediáticos de la ultraderecha que ahora están dirigiendo sus pseudomedios contra los periodistas que han desvelado las informaciones sobre los tejemanejes de la pareja de Isabel Díaz Ayuso.

Provocadores que, entre otras cosas, han publicado imágenes de los reporteros y han asegurado que "tendrán que probar de su propia medicina". El relato es estremecedor: "Por esto le llamamos El Condenas".

"Ahora lo llaman Villanueva de la Cuñada": perplejidad ante el nuevo puesto de una familiar de Ayuso en un ayuntamiento

En el vídeo, Díaz recuerda la noticia sobre una condena a Javier Negre y El Mundo, medio en el que trabajaba en su día, por intromisión ilegítima en los derechos a la intimidad, el honor y la propia imagen… de una víctima del maltrato del asesino Sergio Morate.

"Esta es la gente que está diciendo que se han cruzado todas las líneas rojas. Esta misma gente que vivió y se alimentó y creció exponencialmente durante los meses de la pandemia, gracias al acoso permanente, sistemático, organizado y absolutamente desmedido e intolerable de la extrema derecha al domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero donde se encontraban también sus tres hijos menores de edad", recuerda Facu.

El PP, la derecha mediática y estos agitadores no han tardado en reaccionar a las informaciones periodísticas sobre la pareja de Ayuso, los delitos fiscales por los que este ha sido ahora imputado o los pisos y coches de lujo de los que disfruta la pareja.

Caso aparte ha sido el del jefe de Gabinete de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Rodríguez, inmolándose a base de amenazas a periodistas y bulos ridículos para atraer las críticas. Todo con tal de distraer la atención de su protegida.