Diario Público
Diario Público

La 'influencer' Marina Yers la lía en un vídeo en el que reniega de las mascarillas: "Si no me la quiero poner es problema mío"

La influencer Marina Yers, que ha protagonizado diversas polémicas en sus redes sociales (como cuando afirmó que el agua no hidrataba) ha vuelto a liarla a raíz de un TikTok en el que aparece renegando de las mascarillas y dudando del coronavirus.

Marina lleva algo más de un mes en las redes tras su parón forzado por motivos de salud. Hubo muchas especulaciones sobre lo que le ocurría a la joven, pero a su regreso explicó que tuvo "problemas graves de salud" y que estuvo hospitalizada. Todavía no se sabe exactamente lo que le ocurrió, pero quiso explicar a sus seguidores que no se encontraba bien y que los médicos no le dejaban coger el teléfono móvil.

Ahora, en plena tercera ola y con unos datos alarmantes en España, Yers ha subido un vídeo que ayuda muy poco a concienciar sobre la necesidad del uso de la mascarilla.

"Os han lavado ya la cabeza con esto de las mascarillas. ¿Qué problema tenéis? Si no me la quiero poner es problema mío", comienza diciendo la joven.

"No tengo personas mayores en casa, a mi madre le da igual, de hecho no cree en el coronavirus y yo, sinceramente me pillas como que ay", continúa.

En el vídeo, Marina asegura que no cree en el Gobierno ni en los medios de comunicación y que un vecino suyo que "supuestamente" murió de covid-19 lo hizo porque "su mujer protestó". "Finalmente dijeron que era coronavirus", asegura en el vídeo.

Muchos tuiteros han cargado contra las palabras de Marina, incluidos expertos y personal sanitario.

Otros han explicado que el uso de la mascarilla quirúrgica es para no contagiar a los demás y no para que no se contagie uno mismo.

La explicación definitiva de Fernando Simón sobre las mascarillas

Marina Yers no es la única influencer que ha hecho este tipo de declaraciones sobre el coronavirus. Una instagramer llamada Andrea Morales escribió unos post en los que aseguraba que no creía en la existencia de la covid-19.

El caso más extremo fue el de el infuencer ucraniano, Dmitry Stuzhuk, que negaba la existencia de esta enfermedad y falleció con 33 años tras contagiarse durante un viaje a Turquía.

En este artículo