Abascal, "persona non grata" en Ceuta"Menos lobos, Abascal": el resumen del ridículo culebrón veraniego de PP y Vox

Por

Culebrón de verano. El viernes pasado, la Asamblea de Ceuta declaró (por mayoría) persona non grata al presidente nacional del partido ultraderechista Vox, Santiago Abascal.

El motivo, las declaraciones que hizo en la ciudad autónoma durante las dos visitas que realizó en siete días tras la crisis migratoria de mediados de mayo, cuando tachó a parte de la sociedad y los representantes de los ceutíes de "promarroquíes" y de "quintacolumnistas" del reino alauita.

A partir de ahí llegó el espectáculo del victimismo y la hipocresía. El mismo partido que habla de "estercoleros multiculturales" y que señala continuamente a los menores migrantes, dice ahora ser víctima de la "deshumanización" y "demonización". Un victimismo que ha encontrado la comprensión de Inés Arrimadas.

Y el show continuó. Como el PP se había abstenido en la votación, Vox anunció que daba por rotas las relaciones con el ese partido.

Un mensaje super creíble que Baldoví ha llamado "amenacita" y que ha resumido así:

Aún así, ante las críticas, el PP de Casado se ha hecho un moonwalk y por boca de Andrea Levy han recogido cable. "El PP está siempre, siempre y siempre en contra de los señalamientos y de los cordones sanitarios a partidos políticos", aseguró.

Lo que pasa es que hay algo que hace aguas. Y es que el PP ha tratado de declarar "persona non grata" a múltiples políticos y ciudadanos contrarios a sus ideas. Y no solo el PP, también Vox y Ciudadanos lo han hecho o han participado, como han recordado los tuiteros.

El PP de Zaragoza, por ejemplo, trató de declarar "non grato" a Willy Toledo en 2015. En 2010, el PP gallego pidió a la Xunta que declarase a Zapatero "persona non grata" y en 2019 intentó hacerlo con Pedro Sánchez. En 2013 el Ayuntamiento de Vigo declaró a Almunia "persona no grata" por unanimidad. Y suma y sigue:

Más de Tremending