"He visto agujeros de tortura con más comodidades": la oferta de 'piso' en Madrid que indigna a todo el mundo

Publicado el 01 de marzo del 2024

¿Tiene usted un trastero en Madrid, poco aprecio por sus conciudadanos y menos vergüenza? Pues póngale una tele, un sofá cama y anúncielo como "estudio unipersonal". Y a ver si suena la flauta y logra sacarle 400 euros a una pobre alma. Es el mercado, amigos.

Acostumbrados a la distópica barbaridad fuera de toda lógica en que se está convirtiendo el mercado del alquiler en la capital y otras ciudades españolas, lo cierto es que pocas cosas son capaces de sorprendernos ya. Pero de vez en cuando lo que se ve es de tal indignidad que logra despertarnos del embrujo que nos hace normalizar todo esto, al menos por unos instantes.

Ahora las redes han denunciado públicamente un anuncio en la web Idealista, en el que se ofrece justo eso: un "estudio" de ocho metros cuadrados por 400 euros al mes.

La visión de las imágenes provoca depresión al instante: un cubículo, con una puerta metálica semitransparente, un escritorio que hace de cocina y un microondas encajonado como a dos metros de altura. Al lado, lo que se asegura que es una ducha. También unos hierros con perchas a modo de armario y un sofá cama con aspecto de provocarte una hernia de disco con solo mirarlo.

¿Y el baño? Pues según la oferta "no dispone de váter dentro de la vivienda, se encuentra fuera del patio común". Genial. Lo mejor es que el anunciante advierte: "Se pide demostrar solvencia, que esté trabajando y un mes de fianza". Podrías llevarte todo lo que hay dentro y aún así no costaría ni la mitad que la fianza. De locos.

Si uno revisa los comentarios en las redes sobre este zulo, se asomará al terror en pleno centro de Madrid

Indignación es lo único que puede sentir una persona con un mínimo de empatía al ver este anuncio. Estos son algunos ejemplos de las reacciones en las redes.

¿Hay cosas peores que se venden en Madrid como pisos? Desgraciadamente sí. Hace no demasiado volvimos a ascender a los infiernos de la condición humana y encontramos otra suerte de cuarto de escobas insalubre con una cocina, una bañera y un retrete en el mismo espacio, anunciado como "local acondicionado como vivienda". Vamos, que hasta al vendedor le dio vergüenza llamarlo vivienda.