/ Cultura

Úrsula
Úrsula es la villana feminista que quizá no te esperabas. (Fuente: Disney)
Úrsula
Úrsula es la villana feminista que quizá no te esperabas. (Fuente: Disney)

El referente feminista más inesperado de ‘La Sirenita’: Úrsula no es la villana que creías

A pesar de estar desterrada y no contar con el apoyo de la familia, Úrsula consigue montar su propio imperio en el reino marino y convertirse en una mujer trabajadora y exitosa.

Helena Celma

El pasado 26 de mayo se estrenó el live-action de La Sirenita, la película de Disney que hizo soñar a más de una con ser una sirena en la década de los 90. Sin embargo, el paso de los años permite a los espectadores comprobar que ciertas convicciones han cambiado con el paso de los años, y tres décadas dan para muchas vueltas.

Uno de los aspectos con los que más se ha podido cambiar la perspectiva es con Úrsula. Desde siempre se la ha visto como una de las villanas más malévolas de Disney, en gran parte por intentar impedir el amor entre Ariel y Eric. 

Más allá de esta parte de hater del amor, a Úrsula se le añadieron varios elementos para caracterizarla como un personaje maligno y del que se debía desconfiar. Por ejemplo, es una mujer soltera, algo que atenta directamente contra el late motiv de Disney, que siempre ha sido el amor. Algunos ejemplos claros son Blancanieves y los siete enanitos, Aladdin, La Bella y la Bestia, La dama y el vagabundo o La Bella durmiente, entre muchos otros. 

Relacionada: ‘La Sirenita’: ¿Pueden las sirenas ser negras?

Teniendo en cuenta la predilección de Disney por el amor, colocar a alguien que representa lo contrario como malvada tiene todo el sentido. Además, Úrsula tampoco es una joven esbelta, por decirlo de alguna manera, sino que es una señora de edad avanzada y con más peso del que marca el canon normativo de la sociedad.

Por lo tanto, más allá de las acciones que la estigmatizaban como una malvada, la realidad es que hay más aspectos que la ensalzan como un icono feminista de Disney. Al final, es una mujer que ha sabido abrirse camino y conseguir un negocio con el que hacerse poderosa. ¿Que los tratos que hacía no eran del todo lícitos? Seguramente, pero eso no quita que Úrsula era una trabajadora.

Los valores de Úrsula son más que cuestionables, pero que ha dado una lección de feminismo triunfando sin la necesidad de nadie… eso es indiscutible. (Fuente: Giphy)

Su negocio se basaba en conceder deseos a todo aquél que se acercara a ella a cambio de conseguir algo de su ‘cliente’ que le pudiera interesar. En el caso de Ariel, por ejemplo, Úrsula propone concederle piernas para ser humana durante tres días y enamorar a Eric a cambio de su voz, algo que anhelaba profundamente. Con este comercio de favores, Úrsula consigue montar un imperio en los suburbios del reino marino. 

Además, cabe destacar que el rey Tritón es su hermano, algo que no había quedado muy claro hasta que no se ha estrenado el live-action. Por lo tanto, tiene literalmente el estado en su contra, ya que su familia más directa la repudia y la envía al otro lado del mar, pero eso no la frena a la hora de conseguir el poder y valerse por sí misma. 

El enfrentamiento entre mujeres, su asignatura pendiente

Sin embargo, no se puede decir que Úrsula sea una feminista absolutamente deconstruida. Uno de sus grandes problemas es el enfrentamiento que tiene contra Ariel, que ejemplifica claramente uno de los problemas más longevos en la sociedad: los enfrentamientos entre mujeres. 

Úrsula, que en realidad es la tía de Ariel, hace todo lo posible para que la historia de amor con Eric no triunfe. De hecho, cuando los dos enamorados están a punto de darse un beso, lo que haría que la sirena fuera humana para siempre, la malvada decide intervenir e interrumpir el momento para que no lo consiga. 

Relacionada: ¿Quién es Halle Bailey, la nueva sirenita?

También es cierto que en el Contrato Mágico que firmaron tía y sobrina se estipulaba que si Ariel no conseguía enamorar y besar a Eric, entonces pasaría a ser propiedad de Úrsula en el reino marino. Por lo tanto, teniendo en cuenta que se trata de un personaje malévolo, tampoco chirría tanto, pero no deja de representar el enfrentamiento entre dos mujeres. 

“Pobres almas en desgracia”

Una de las canciones más icónicas de La Sirenita es Pobres almas en desgracia, interpretada por Úrsula frente a la presencia de Ariel. En ella ironiza contra el amor y contra las imposiciones estéticas:

“Pobres almas en desgracia que sufren necesidad

Ésta quiere ser delgada, y éste quiere una pareja

¿Quién los ayudó? Yo lo hice”

En la segunda parte de la canción hace referencia a unos motivos que, siendo sinceros, se alejan un poco del feminismo, pero se trata de una técnica más de Úrsula para convencerla de ‘hipotecar’ su voz. 

Los hombres no te buscan si les hablas

No creo que los quieras aburrir

Allá arriba es preferido

Que las damas no conversen

A no ser que no te quieras divertir.

 

Verás que no logras nada conversando

Al menos que los pienses ahuyentar

Admirada tú serás si callada siempre estás

Sujeta bien tu lengua y triunfarás, Ariel!

 

La teoría se refuerza cuando les dice a sus dos morenas, Flotsam y Jetsam, “que sencillo fue, qué tonta es”.

Esclavos de los nuevos tiempos

Hay que tener en cuenta que La Sirenita se estrenó en 1989 y ya han pasado más de tres décadas, lo que implica que los valores de la sociedad han ido evolucionando con el paso del tiempo. Esto ha quedado claro en el nuevo live-action, donde han eliminado una de las escenas más icónicas de la película.

Se trata del momento en el que el Chef Louis, el cocinero que trabaja en el castillo del príncipe Eric, intenta cazar al cangrejo Sebastián para cocinarlo. Rob Marshall, el director del largometraje, explicó que “ese tipo de cosas, realmente se pueden hacer en animación, pero en un género diferente, simplemente no funcionaría”. 

A estas alturas, sería un poco turbio ver a un personaje intentando matar de todas las formas posibles a un animal, por lo que los encargados de la película han sido suficientemente listos como para evitar esta escena. 

Por lo tanto, los tiempos cambian y las percepciones que tiene la gente también. Úrsula no se ve de la misma manera desde el prisma del feminismo, y la mítica escena del Chef Louis tampoco tiene cabida en pleno 2023.