/ Viral

Shakira en la reunión anual del World Economic Forum, en 2017.
Shakira en la reunión anual del World Economic Forum, en 2017. Foto: worldeconomicforum vía Flickr.
Fotograma del vídeo de la sesión 53 de Shakira con Bizarrap.
Fotograma del vídeo de la sesión 53 de Shakira con Bizarrap. Foto: Youtube.

La estrategia de Shakira previa a su condena: dedicatorias a España y su reivindicación como madre

Laura Cuesta

Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan… Pero algunas no declaran, y si no que se lo digan a Shakira. La cantante colombiana ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía después de reconocer que defraudó cerca de 14,5 millones de euros a Hacienda entre 2012 y 2014. El tribunal la ha condenado a pagar una multa de 7,3 millones de euros y una pena de tres años de prisión. Pero como ya ha ocurrido con otros famosos, la intérprete de Loba no pisará la cárcel. A cambio, deberá pagar 432.000 euros.

Tras comparecer en el Palacio de la Justicia en Barcelona el pasado lunes, Shakira compartió un comunicado. En él, la de Barranquilla ha defendido su inocencia y ha explicado por qué ha dado este paso. “Tenía dos opciones: seguir peleando hasta el final, hipotecando mi tranquilidad y la de mis hijos, o pactar, cerrar y dejar atrás este capítulo de mi vida. He llegado a la conclusión de que no es triunfo ganar si el precio es que te roben tantos años de tu vida”. 

Una vez más, no ha dudado en hacer referencia a Milan y Sasha, los dos hijos que comparte con Gerard Piqué. “Tengo que escoger mis batallas y la más importante para mí ahora es hacer todo para que mis hijos vivan una vida plena. Ellos mismos me lo han pedido, y por ellos he tomado esta decisión”, reconocía la artista.

Desde su ruptura con el exfutbolista del F.C. Barcelona, Shakira no ha descuidado en ningún momento su imagen pública. La artista no ha desaprovechado la oportunidad de decir “mirad, me pusieron los cuernos en mi propia casa, pero yo seguiré luchando por el bienestar de mis hijos”. Algo que, inevitablemente, le ha hecho ganarse el cariño de la gente. Y mientras, como quien no quiere la cosa, la Fiscalía la investigaba por fraude fiscal. 

La mediática infidelidad

A mediados de diciembre de 2022, la prensa del corazón destapó el bombazo. Shakira habría roto con Piqué tras darse cuenta que el catalán le había sido infiel después de 12 años de relación. Al volver de una gira, la artista revisó la nevera de la casa que compartían y se dio cuenta de que el bote de mermelada, que al parecer no le gustaba a Piqué, se había vaciado en su ausencia. Esta situación sacada del guion de una película le permitió descubrir la relación que mantenía a sus espaldas su entonces pareja con la influencer Clara Chía.

¿De verdad esa era la historia real o se trataba de un mecanismo más de la prensa rosa para ganar audiencia? Lo cierto es que no importó mucho, pues toda la situación de la mermelada se convirtió rápidamente en el tema de conversación en redes sociales. Ella misma decidió dejarlo caer en una entrevista para la televisión británica. “No vas a la nevera a coger la leche. Di qué buscabas”, le dijo la presentadora. “La verdad”, respondió tajantemente ella. Y entonces, empezaron los apoyos hacia la intérprete de Copa vacía

En aquel momento, pocos la relacionaban con el fraude a Hacienda. Se había convertido en una persona a la que su pareja de más de una década la había engañado, lo que sirvió para alimentar esa idea de “víctima de una infidelidad”. Y entonces, llegó la sesión 53.

La sesión con Bizarrap

Lo que en un primer momento apenas se comentaba en las tertulias del corazón, nos estalló a todos en la cara. La sesión de Shakira con Bizarrap y el beef sin matices contra Piqué fue el gran tema de principios de años. Como ya ocurrió con Quédate de Quevedo, no había nadie que no hubiera escuchado la canción en la que la colombiana lanza dardo tras dardo al exfutbolista. 

Clara-mente, sal-pique… Las referencias siguen a día de hoy en el imaginario colectivo. Aunque alguno pecó de ingenuo y no prestó atención a las grandes frases de la canción que ahora nos vienen de perlas. “Me dejaste de vecina a la suegra / Con la prensa en la puerta y la deuda en Hacienda / Te creíste que me heriste y me volviste más dura / Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan”. 

Cuando Bizarrap publicó la sesión en su canal, Shakira ya estaba siendo investigada por posible fraude fiscal en España. Entonces la bromita sobre su deuda se cantaba en fiestas de pueblo, en discotecas… Hasta sonó en los Latin Grammy hace una semana. 

En la gala dio las gracias a España y al público de nuestro país tras ganar uno de los premios. “Quiero compartirlo con mi público español, que ha estado ahí acompañándome en las buenas y en las malas, en los momentos difíciles y duros que también he pasado en esta tierra que tanto he querido, pero que ni un solo día han dejado de darme cariño y apoyo”. Un discurso que llegó pocos días antes de admitir su fraude a la Hacienda española y que, de hecho, contrastó bastante algunas de sus declaraciones anteriores. “Estar en Barcelona era estar prácticamente sola”, reconoció en una entrevista a Billboard

Por mis hijos, ma-to

Poco a poco la figura de mujer empoderada capaz de superar el daño de su expareja iba calando. A la sesión de Bizarrap se sumó Acróstico. “Quererte sirve de anestesia al dolor / Hace que me sienta mejor / Para lo que necesites, estoy / Viniste a completar lo que soy”, le canta Shakira a sus hijos en este tema por el que la acusaron de plagio. La canción hace alusión al pasado que dejan atrás como familia tras dejar Barcelona para irse a vivir a Miami. 

La puntilla llega al final de la canción, en la que Sasha y Milan participan cantando unos pequeños versos de la canción. Hasta aparecen en el videoclip. Un mes antes, Shakira había emitido un comunicado en Twitter pidiéndole a la prensa que terminara la persecución a sus hijos. Siendo menores, la ley ampara su derecho a ser protegidos y el acoso de la prensa no está justificado. Pero exponer sus rostros continuamente en antena no ha contribuido a su anonimato.

De la noche a la mañana, empezamos a verlos constantemente con ella en entregas de premios y otros eventos. Durante su entrevista en Jimmy Fallon, en los ya mencionados Latin Grammy, los Premios Juventud, en un homenaje de la MTV… Piqué también contribuyó al asunto, llevando a Milan a uno de los encuentros de la Kings League. Según publicaron los medios después, la colombiana compartió un comunicado afirmando que ella no había dado consentimiento para que su hijo apareciera en ese directo. Todo esto ocurría mientras llegaban a un acuerdo por la custodia de los niños. 

La exposición de los hijos fue rápidamente criticada por algunos usuarios en redes sociales. Al mismo tiempo, el lado más maternal de Shakira también sirvió para mejorar su imagen pública. Caló esa idea de madre que puede con todas las adversidades para cuidar y proteger a sus hijos. Un “por mis hijos, ma-to” al más puro estilo Belén Esteban

La previa al acuerdo final

Con todo este historial, Shakira ha conseguido ser vista como una especie ave fénix que, tras el daño de un hombre, ha conseguido resurgir entre las cenizas siempre protegiendo a sus polluelos. Aunque las imágenes llegando al Palacio de la Justicia en Barcelona para declarar por defraudar a Hacienda le ha quitado las luces a todo esto. 

Cuando declaró en junio, su comparecencia se convirtió en una especie de Sálvame Deluxe. Ante el magistrado hizo declaraciones sobre su ruptura que no habíamos visto en ninguna revista del corazón y lo hizo para justificar su no residencia en España y cómo su relación con Piqué determinó el fin de ese nomadismo. 

Los dardos a su expareja en un encuentro que en principio iba a servir para determinar si había o no cometido un fraude fiscal fueron directos. El País compartió en exclusiva algunas de sus palabras en aquel juicio. “En 2011, cuando empecé a salir con él, casi no nos veíamos. Tenía  23 años, 10 años menos que yo. Futbolista, guaperas, con fama de playboy. Era un loquito en esa época. Ahora mismo es un tipazo, pero entonces era un loquito y no tenía garantía de que las cosas iban a salir adelante o que íbamos a formar una familia”.

Pero las pullitas también se dirigieron a nuestro país, al que tanto agradeció su apoyo en los Latin Grammy. “No tenía ganas de venir a España. Es un país lindísimo, pero no es el epicentro de la industria de la música. Para mí estar aquí es un sacrificio enorme para mi éxito profesional. Lo que me genera España en términos de negocios, de ingresos, es minúsculo, puede ser comparable con Turquía o Grecia”.

La cosa no quedó ahí. A finales de septiembre, la colombiana publicó El Jefe, donde dejó caer una mala relación con el padre de Piqué. “No hay mal que más de cien años dura / Pero ahí sigue mi exsuegro que no pisa sepultura”, llega a decir en la canción. Los rumores apuntan a que la artista podría culparlo de muchos de sus problemas con Hacienda. Joan Piqué era administrador de algunas de las empresas del exfutbolista, en las que Shakira también tendría participación.

A pagar

Tras varias negociaciones, la colombiana ha admitido que sí que fue residente fiscal de España y defraudó 14,5 millones de euros a Hacienda. Pese a ser condenada a tres años de prisión, no pisará la cárcel. En España, el Código Penal permite no ir a la cárcel si la pena es menor de dos años. La cosa es que los tres años para Shakira en realidad son una suma de seis condenas de seis meses por diferentes delitos fiscales. Tras llegar a un acuerdo, la pena de cárcel se ha sustituido por el pago de 432.000 euros (400 euros por cada día que se libre de estar entre rejas).

El discurso de empoderamiento está muy bien, no hay duda. Desde luego que las mujeres facturan, y menos mal, pero también pagan sus impuestos, Shakira.