12 tipos de pan para dar la vuelta a Europa

El pan es uno de esos alimentos que nos encantan. Y en España podemos presumir de contar con unos panes excepcionales. De hecho, suele ser frecuente la discusión de si el pan gallego es el mejor del país y seguro que tú tienes una opinión al respecto, pero eludimos el debate para ir más allá de nuestras fronteras.

Te proponemos realizar un viaje por el continente europeo a través de este alimento básico y esencial. Descubre con nosotros estos 12 panes para dar la vuelta a Europa y no te quedes con las ganas de probarlos si tienes la oportunidad.

Rúgbrauð (Islandia)

Rúgbrauð
Fuente: Wikimedia/Sten Porse CC BY-SA 3.0

Comenzamos el viaje en Islandia, donde es típico el Rugbrød  o pan de lava. Se trata de un pan de centeno que se prepara introduciendo la masa en una olla de metal que se entierra en el suelo, cerca de las aguas termales islandesas, entre 8 y 24 horas. Es el calor de la tierra el encargado de hornear el pan, así que se trata de un método muy ecológico.

Soda Bread (Irlanda)

pan de Irlanda
Fuente: Pixabay/ponce_photography

El pan de soda irlandés (soda bread) es uno de los más fáciles de preparar en casa, ya que no necesita ni amasados ni levadura. Y es que este ingrediente se sustituye por bicarbonato sódico y para preparar la masa también se usa buttermilk o suero de leche, que también puedes hacer casero. Se trata de un pan ideal para acompañar guisos, sopas, quesos y todo tipo de cremas y mermeladas.

Tunnbröd (Suecia)

pan polar
Fuente: Wikimedia/Mikael Lindmark CC BY-SA 2.5

Al norte de Suecia, es típico un pan delgado que se elabora con harinas de centeno, trigo y cebada. Se utiliza para comer enrollado, con acompañamiento como arenque asado y puré de patatas, o un poco más horneado para estar más crujiente, aunque en este último caso suele añadirse a la masa hinojo y anís. Es ideal para las meriendas, los desayunos y las cenas.

Ruisreikäleipä (Finlandia)

pan finlandés
Fuente: Wikimedia/Hellahulla CC BY-SA 3.0

Otro pan nórdico particular en este recorrido por Europa es el pan finlandés o ruisreikäleipä, también denominado pan de hoyo. Se prepara con harina de centeno y avena y tradicionalmente, en la masa se dejaba un agujero en el medio. Esto era así para colgarlo en la cocina con la finalidad de que madurara y poder almacenarlo más tiempo.

Pistolets (Bélgica)

pistolets
Fuente: Wikimedia/Égoïté CC BY 3.0

El pan típico de Bélgica es el pistolet. Se trata de panecillos redondos de pequeño tamaño, con una corteza crujiente y con su interior suave. Se pueden rellenar de numerosas formas, pero siempre con productos locales como salchichas, jamón de Ardennes, camarones, mostaza, encurtidos… Las combinaciones son de lo más variadas.

Baguette (Francia)

Baguette
Fuente: Pixabay/YanceTAY

Todo el mundo conoce el pan francés denominado baguette, y es que esta barra estrecha y alargada, elaborada con harina de trigo, ha llegado a identificarse con el país vecino en todo el mundo. Curiosamente, hasta 1920, a estas barras tan características no se las conoció por tal denominación, ya que los orígenes de su elaboración se remontan hasta el siglo XIV.

Pretzel (Alemania)

Pretzel
Fuente: Pixabay/woidl

Uno de los panes salados típicos de Alemania es el pretzel. Tiene un aspecto inconfundible, con su corteza salada y marrón oscuro, y una masa suave en su interior. Su forma asemeja un lazo retorcido o a la postura de tener los brazos cruzados, la cual se relaciona con varias leyendas sobre su origen.

Obwarzanek krakowski (Polonia)

Pan de Polonia
Fuente: Wikimedia/Chris Brown CC BY 2.0

En Polonia hay un pan que ha merecido la categoría de comida regional con indicación geográfica protegida. Se trata de los anillos de pan o Obwarzanek krakowski. Son panes trenzados en forma de anillo que se espolvorean con especias, semillas de amapola, semillas de sésamo o hierbas mixtas. En Cracovia puedes visitar el Museo Interactivo de Obwarzanek (Zywe Muzeum Obwarzanka), dedicado a toda la tradición le rodea.

Wiener Kaisersemmel (Austria)

Pan vienés
Fuente: Pixabay/HutchRock

El famoso pan de Viena (Wiener Kaisersemmel) es pequeño, crujiente y redondo, y se elabora con harina blanca, malta, agua, sal y levadura. Son inconfundibles por el dibujo en cinco segmentos en forma de corona en su parte superior. Presentan este aspecto desde el siglo XVIII. Un pan austríaco imprescindible.

Butter-Zopf (Suiza)

zopf
Fuente: Pixabay/VorarlbergerBotschaft

En Suiza es típico el Butter-Zopf, un pan de leche con forma de trenza. Se sirve acompañado normalmente de mermelada y manquilla, así como quesos y embutidos, por lo que es perfecto para desayunos o cenas. Cuentan que su origen se remonta al siglo XV.

Focaccia (Italia)

Focaccia
Fuente: Pixabay/Alessio Sbarbaro

Muy popular en todo el mundo, la focaccia es un pan italiano que se prepara de forma similar a la pizza. Puede elaborarse en su forma más sencilla o cubrirse con hierbas, cebollas, queso y carne, en mayor o menor medida. Las variaciones son infinitas.

χωριάτικο ψωμί (Grecia)

pan griego
Fuente: Pixabay/sedatizbulan

El pan clásico de las islas griegas es el χωριάτικο ψωμί o Horiatiko Psomi. Se prepara en los hornos de leña al aire libre de forma semanal y resulta un sabroso pan de pueblo, que se caracteriza por ser más denso que otros tipos.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.