Madrid, Sevilla o Barcelona son algunas de las ciudades que más viajeros reciben al año, pues tienen encanto, un bonito patrimonio arquitectónico e innumerables posibilidades de ocio. Sin embargo, eclipsan a otras muchas, haciéndolas pasar inadvertidas ante los viajeros, que igualmente ofrecen un buen número de atractivos y, en muchos casos, poco o nada tienen que envidiarles. Hoy dejamos a un lado los tópicos y los prejuicios turísticos y visitamos cinco ciudades españolas poco concurridas que se merecen una oportunidad viajera.

2Ourense

Catedral de Ourense
Fuente: Wikimedia/Luis Miguel Bugallo Sánchez (Lmbuga) CC BY-SA 4.0

Si mencionamos ciudades gallegas, la primera que nos viene a la mente es a buen seguro Santiago de Compostela. Pero la comunidad tiene otras con un encanto innegable como Ourense. Y es que este rincón gallego es tierra de manantiales de aguas mineromedicinales calientes, que la han hecho valedora del apelativo de «ciudad del agua». Brotan por todos los rincones de la ciudad, siendo especialmente destacadas las de A Chavasqueira, junto al Miño, o As Burgas, en pleno centro de la ciudad.

Además, guarda un bonito casco antiguo, cuyo máximo exponente es la catedral, en la que destaca el Pórtico del Paraíso, pues conserva la policromía original; así como una prolífica colección de iglesias y museos interesantes como el Arqueológico. Sin olvidarnos de su gastronomía, que acopia platos típicos y deliciosos como la ‘carne ao caldeiro’ o el pulpo a la gallega, y vinos de calidad como Ribeira Sacra, Monterrei y Valdeorras.