Cuando pensamos en nuestro próximo viaje, el primer pensamiento que nos viene a la cabeza es la siguiente pregunta: ¿Qué podemos hacer para abaratar costes? Pues bien, más que soluciones, se trata de pequeños hábitos que podemos incorporar en nuestra planificación y ahorrar mucho más. Y es que el placer de viajar no tiene por qué suponer grandes cantidades de dinero si lo planificamos con tiempo; ni tampoco grandes ‘reglas de oro’:

Cómo encontrar vuelos baratos
Cómo encontrar vuelos baratos – pixabay

1. Una de las mejores estrategias y menos conocidas es, tal y como nos indican desde VPNpro,  instalar una VPN para acceder a las páginas de vuelos de otros países. El primer paso es conseguir unos billetes que no se nos disparen de precio, algo que puede llegar a ser difícil por culpa de la variación de precios de un país a otro. Y es que hasta un 73% de los españoles gasta más de lo que debe al comprar billetes de avión y tren.

Pero lo que pocos saben, es que las compañías de transporte suelen ofertar diferentes tarifas según el lugar en que te encuentres, partiendo siempre del poder adquisitivo de esa localidad. Evitar la geolocalización es una táctica que muy poca gente conoce a la hora de comprar billetes.

Pero si nos damos cuenta, a medida que avanzamos en la búsqueda a través de diferentes páginas comparando precios, estos ya han comenzado a subir respecto a la primera vez que los habíamos mirado. Y sucede gracias al acceso que tienen las páginas web a nuestra dirección IP. Utilizando una VPN se multiplican las posibilidades de conseguir vuelos a mejores precios.

2. Si puedes evitarlo, no viajes en temporada alta. Los precios suben considerablemente en según qué destinos dependiendo de la época del año. Por ejemplo: Australia en Navidad o Italia en verano.

Sin embargo, en muchos destinos hace muy buen tiempo todo el año, incluso a partir de septiembre, en diferentes partes de Europa. Además de ser más barato, puedes encontrar mucha más tranquilidad y menos masificación gracias a la rebaja de turismo. Por lo general los meses de temporada baja van desde junio hasta septiembre y uno de los meses más baratos para viajar, mayo.

Las playas más extrañas del mundo
Bruno Carlos

3. Para ahorrar en hospedaje lo mejor es huir de las cadenas hoteleras. Entre las opciones más asequibles están los hostales con todo incluido (casi siempre alejados del centro turístico o las calles principales de la ciudad). Si buscamos con tiempo, es probable que encontremos precios más asequibles. Por lo general, pasamos una mínima parte de nuestras vacaciones fuera del lugar donde dormimos, por lo que podemos invertir más en otras experiencias que en donde pasar la noche.

Entre el resto de opciones elegidas por los viajeros también está el intercambio de casas, ideal para viajes largos de varias semanas. El intercambio de casas no solo te permitirá ahorrar en alojamiento, sino también en comida, ya que podrás evitar los restaurantes y así comprar en supermercados locales para comer en casa. Y es que comer como local es sin duda otra de las tácticas para ahorrar viajando, siempre alejándonos de los puntos más turísticos. 

Hotel

4. Busca compañías de tours guiados y gratuitos. Hay una gran variedad de compañías que realizan tours generales (y específicos) por casi todas las capitales europeas. Durante tan solo 2-3h podrás descubrir la ciudad gracias a profesionales que te contarán la historia y las curiosidades más divertidas que, si fueras por tu parte, tardarías más en conocer.

Es una de las opciones más eficaces para el primer día del viaje, ya que te da una panorámica de cómo funciona la ciudad, de su historia, de sus gentes, y además en tu propio idioma. También hay muchos destinos con museos y atracciones gratuitos en un determinado día y hora de la semana, siempre puede ser una opción a elegir durante los primeros días del viaje para tener una concepción de cómo es y cómo funciona la ciudad.

Restos arqueológicos
Fuente: Pixabay

5. Todos los pagos, con tarjeta. Si viajas al extranjero, pagando con la tarjeta de crédito te ahorrarás gran parte de las comisiones que pueden cobrarte las casas de cambio a moneda nacional. Si quieres llevar algo de efectivo lo mejor es que pidas la moneda, la cantidad que necesites, en tu banco unos días antes de tu viaje. Según el destino tendrás que solicitar el dinero en el banco hasta una semana con antelación, ya que puede ser que tengan que solicitar ese tipo de billetes.

En cambio, sacar dinero en efectivo en otro país puede suponer un gasto muy elevado a causa de la gran carga de comisiones que se aplican en este tipo de operaciones cuando nos encontramos en el extranjero. También, por seguridad, podemos activar las notificaciones de nuestro banco en el móvil para saber la cantidad exacta de dinero que nos vamos gastando; puede ser un buen método para estar al corriente de lo que pagamos a medida que pasan los días. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.