Caña, botijo, doble, tercio, mini, jarra … Hay mil formas de pedir una cerveza en Madrid. Una ciudad que siempre ha presumido de la habilidad de sus camareros a la hora de servir una caña de grifo y donde la cerveza forma parte intrínseca de la vida social de sus habitantes, como bien quedó demostrado en las últimas elecciones regionales. Celebramos, por tanto, el Día de la Cerveza con esta particular selección de seis rutas por la ciudad para amantes de la cerveza.

El boom de las cervezas artesanales ha llegado, además, en los últimos años para ofrecer una alternativa a las habituales cervezas rubias que tenían el monopolio de la ciudad. Los bares compiten por tener la carta más amplia posible de cervezas locales e internacionales y ningún camarero te mirará ya raro cuando preguntes «¿Qué cervezas tenéis?. A esto hay que sumar la apertura de varias microcervecerías y algunas fábricas de cerveza por toda la ciudad para completar la experiencia.

Malasaña

Fábrica Maravillas

El barrio alternativo por definición de Madrid lleva unos años luchando por re-encontrar su identidad entre el recuerdo que dejó la ebullición cultural de finales del siglo XX y una nueva realidad marcada por el boom del turismo y el incremento del precio de la vivienda, que ha expulsado a muchos de sus vecinos habituales. No obstante, la zona que gira en torno al metro de Tribunal sigue manteniendo lugares míticos y ha sumado nuevas propuestas muy interesantes.

Para los amantes de la cerveza, es imprescindible la visita a alguna de las cervecerías o microbreweries que han ido surgiendo en el barrio.  Una de las pioneras, por no decir la primera, fue la Fábrica Maravillas (Calle de Valverde 29) que cuenta siempre con una gran variedad de cervezas artesanales propias y ediciones especiales de temporada. Otras buenas opciones son La Tape (San Bernardo 88), que dispone de una pequeña terraza ideal para verano, The Toast Taproom (Calle de San Vicente Ferrer 33), El 2 de Palma (Calle de la Palma 2) o The Stuyck Co (Corredera Alta de San Pablo 33), un local que presume de 14 grifos donde siempre encontraremos alguna sorpresa e interesantes novedades.

Si nos salimos ligeramente del barrio, deberíamos visitar también la cervecería que La Virgen tiene en la Calle Acuerdo 3, una de las pioneras en las cervezas artesanales de Madrid, o el coqueto local de Bee Beer (Calle de Augusto Figueroa 30), ya en Chueca, que combina ricas cervezas con una buena carta de quesos artesanales.

Lavapiés

Chinaski Lavapiés

Elegido el barrio más cool del mundo en 2018 por la revista Time Out, las etiquetas nunca han sentado muy bien a un barrio que aún conserva su aspecto multicultural pese la inevitable gentrificación de las últimas décadas. La calle Argumosa sigue siendo uno de los lugares favoritos por los madrileños más alternativos para tomar algo con los amigos en verano. Allí uno de nuestros favoritos para tomar una buena caña es La Caníbal (Argumosa 28) con una interesante carta de cervezas artesanales que van rotando.

Pero más allá de esta emblemática calle, se esparcen un buen número de cervecerías con encanto que sobreviven o han surgido en los últimos años frente al auge de las vinotecas. Un buen ejemplo cerca de Argumosa es Chinaski Lavapiés (Calle de la Fe 19), un amplio y bonito bar que cuenta con nada menos que 18 grifos en rotación

En la parte alta de Lavapiés, tendremos que visitar La Consentida de Doré en el mercado de Antón Martín. Un pequeño bar que cuenta con una espectacular nevera con decenas de marcas internacionales y españolas que nos obligará a elegir bien porque probar todas será casi imposible. Y no podemos irnos del barrio sin una visita a La Buena Pinta, en el Mercado de San Fernando, un local que es ya todo un clásico de este alternativo mercado de Lavapiés.

Calle Ponzano

Sagrada Fábrica

La calle Ponzano se ha convertido en los últimos años en la calle más de moda de Madrid y alrededor de la misma ha surgido una nueva zona de fiesta. Aunque la mayoría de los locales están más orientados a cocktails de diseño o al mundo de los vinos, también podemos encontrar interesantes propuestas para los amantes de las cervezas.

Por ejemplo, la Sagrada Fabrica (Calle de Ponzano 74), un local dedicado a la marca La Sagra, todo un clásico en las cervezas artesanales españolas, aunque también encontraremos otras marcas nacionales e internacionales. Y en el inicio de la calle, otra visita imprescindible es El Sainete (Ponzano 6), un precioso local de estilo rústico y ladrillo visto que cuenta con una cuidada carta de cervezas artesanales.

Una cervecería de toda la vida, que aún conserva el estilo de otros tiempos, es FIDE (Bretón de los Herreros 17) con su característica estantería llena de latas de conservas. Aquí no encontraremos una gran variedad de cervezas, pero nunca nos faltará una caña bien tirada y alguna rica tapa para acompañarla. Lo mismo podemos decir de otros clásicos como El Doble (Ponzano 58), la Taberna de Alipio Ramos (Ponzano 30) o La Cervecería Ponzano (Ponzano 12).

Carabanchel

La Piazzola

El barrio rockero de Madrid se ha rejuvenecido en los últimos años con la llegada de los jóvenes “expulsados” del centro de la ciudad. El ambiente siempre castizo y reivindicativo de Carabanchel no se ha perdido, pero se ha renovado con nuevos bares, salas de ensayo e interesantes propuestas gastronómicas.

La fábrica de Patanel (Avenida de Pedro Diez 21), la cerveza artesanal del barrio, se ha convertido en el sitio de moda con una combinación perfecta de sus propias variedades y alguna cerveza invitada, generalmente también de Madrid. Alrededor, encontramos otras visitas imprescindibles como El Observatorio (Algorta 25), con su fantástica azotea, o Matilda (Matilde Hernández 32). Dos edificios con salas de ensayo que cuentan también con bares abiertos al público para tomarnos una caña mientras nos codeamos con alguna vieja leyenda del rock. Avisa si te encuentras con Rosendo.

Los amantes de la cerveza también deberían visitar otros bares como La Piazzola (Avenida Oporto 40), que puede presumir de una de las cartas más amplias de cervezas internacionales de la ciudad. Ofrece también algunas cervezas locales –como las ricas variedades de Groovie– e incluso ha lanzado recientemente su propia marca. Especializado en cervezas nacionales, encontramos también el bar Caramanchel de Lito (Alondra 30) y, muy cerca de aquí, alrededor del recinto multiusos de Vistalegre se reparten un buen número de bares para todos los gustos donde la cerveza es siempre la protagonista.

La Latina

Starbeers

Los domingos en Madrid no serían lo mismo sin La Latina. Latinear se ha convertido en un verbo que nos anima a salir a mediodía para tomar una cerveza en este bonito barrio de la capital. Y es que, aunque otras bebidas como el vermut, los vinos o el spritz compiten duramente por el trono en los últimos tiempos, la cerveza sigue siendo la auténtica reina de La Latina.

Un buen sitio para empezar es el bar Starbeers (Almendro 8), un local con varios grifos de cerveza artesanal y una gran variedad de marcas internacionales. No muy lejos, el Mono Bikers and Beer Bar (Calle de la Cava Alta 19) se ha convertido en una de las cervecerías de moda del barrio gracias a su ambiente rockero y una fantástica selección de cervezas.

Cerca de la Plaza de Cascorro, encontramos La Tienda de la Cerveza (Calle de las Maldonadas 5), que cuenta también con una zona de bar y nada menos que 15 grifos de cervezas en rotación para no parar de descubrir nuevas propuestas. Otra buena opción es La Osita (Calle Cava Baja 10), que siempre cuenta con novedades en grifo y una buena selección de botellas.

Y un poquito fuera de esta zona, junto al Palacio Real, se sitúa La Mayor Cervecería (Calle Mayor 77) que desde 1986 lleva trayendo cervezas internacionales a Madrid. Con 7 grifos en rotación y más de 100 marcas de todo el mundo la convierten en uno de los bares con mayor variedad de la ciudad.

Ventas

Microcervecería

La zona que gira en torno a la plaza de toros de Las Ventas ha conseguido establecerse como un punto de obligada visita para los amantes del tapeo y el cañeo más allá de la influencia que la arcaica fiesta taurina impregna todavía a algunos locales.

Uno de los bares especializados en cerveza que más tiempo lleva es la Cervecería Thomas (Rufino Blanco 8), un buen sitio para empezar nuestro recorrido. Decenas de marcas diferentes nos esperan también en Cervecería Seny (Alcalá 146), que cuenta con una variedad realmente sorprendente.

Y si solo queremos tomarnos una rica caña como en los viejos tiempos, en el tramo de la Calle Alcalá que separa el metro de Manuel Becerra del metro de Ventas, encontraremos muchas cervecerías tradicionales como El Rincón de Nico (Alcalá 225), Restaurante Jarritus (Alcalá 233), Los Clarines (Bocángel 2) o Casa Toribio (Cardenal Belluga 14).