Ya hemos perdido la cuenta de las veces que Madeira ha sido seleccionada como el mejor destino insular del mundo en los World Travel Awards. Y es que la isla portuguesa es una de las joyas más brillantes del Atlántico: playas edénicas, paisajes sobrecogedores, pueblos de cuento y una gastronomía refrescante que exige repetir. 

Su buena infraestructura turística, los precios contenidos y la hospitalidad de un pueblo alegre y desenfadado completan la dimensión de la ‘mejor isla del mundo’. Con un tamaño similar a Lanzarote, Madeira se puede disfrutar plenamente en una semana. A continuación, seleccionamos 8 visitas imprescindibles en Madeira, esos lugares inolvidables que convierten a esta isla en el vergel del Atlántico. 

Santana 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Las casitas de Santana. Fuente: Unsplash

Iniciamos nuestra ruta por los imprescindibles en Madeira al norte de la isla para conocer Santana, reconocida por la Unesco como Reserva de la Biosfera. Esta localidad destaca ante todo por su insólita y entrañable arquitectura tradicional, las denominadas Casas de Santana: unas viviendas con tejado de paja de forma triangular de vivos colores que parecen sacadas de un cuento de los hermanos Grimm.  

En Santana también podemos disfrutar del Parque Temático de Madeira, ideal para conocer más a fondo la historia de la isla, así como el parque forestal de las Queimadas. Y es que la naturaleza que rodea Santana es su otro gran atractivo. Y un poco más al norte de Santana no te pierdas las Ruinas de San Jorge que ofrecen impresionantes vistas del litoral madeirense. 

Los bosques de laurisilva 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Bosques de laurisilva. Fuente: Wikipedia

Ya que estamos en Santana no podemos perder la oportunidad de adentrarnos en un bosque de laurisilva. Se trata de un tipo de selva templada que se caracteriza por la presencia de árboles como el tilo o el laurel, del que toma el nombre. La laurisilva también la encontramos en las Canarias, especialmente en islas como La Gomera, La Palma y el Monte del Agua en Tenerife. 

En cuanto a la laurisilva de Madeira… no hay pérdida: dos tercios de la isla se encuentran poblados de este bosque nuboso que le confiere su característico verdor. En el propio parque forestal de las Queimadas cerca de Santana arranca la levada de Caldeirão Verde que nos adentra en uno de estos embrujadores bosques.  

Piscinas naturales de Porto Moniz 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Piscinas naturales al borde del Atlántico. Fuente: Unsplash

En el punto más septentrional de la isla se encuentra otro de los imprescindibles de Madeira: Porto Moniz y sus piscinas naturales. El propio trayecto hasta aquí, plagado de miradores y acantilados, es espectacular. Y una vez en Porto Moniz, a darnos un chapuzón en las lujosas piscinas naturales de aguas atlánticas. 

Son piscinas formadas por lava volcánica pero acondicionadas para disfrute de grandes y pequeños. Las hay de varios tamaños y profundidades teniendo todo tipo de servicios como duchas, vestuarios y alquiler de sombrillas. También existen otras piscinas cercanas sin acondicionar para disfrutar un baño todavía más natural. De cualquier forma, es un sitio un espectacular con unas vistas alucinantes.  

Porto Santo 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Playas en Porto Santo. Fuente: Unsplash

Al noreste de la isla de Madeira se encuentra Porto Santo, una excursión inolvidable si somos fanáticos de las playas. Y es que al sur de esta isla se ubica un arenal dorado de 9 kilómetros, de esas playas de las que es imposible no enamorarse.   

Porto Santo destaca también por ser un referente en turismo sostenible que trata de alcanzar las cero emisiones para convertirse en una ‘isla inteligente’ al estilo de lo que Formentera también ha planteado con varios de sus proyectos. Y si te interesa la historia, acude al Museo de Colón en Vila Baleira: la mujer del navegante era oriunda de Porto Santo, aunque murió años antes de que Colón se embarcara en su gran viaje.

Caniçal 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Caniçal. Fuente: Unsplash

Nos desplazamos ahora al extremo oriental de Madeira para visitar otro de los paisajes típicos de la isla que contrastan con la exuberancia del norte. La península de São Lourenço es nuestro destino siguiendo los senderos que discurren por esta zona de tonos ocres sin apenas árboles. Al final del sendero principal llegamos a la playa de Caniçal, otro de los lugares más visitados de la zona. 

Esta localidad también ofrece una buena ocasión para conocer la historia de la isla estrechamente vinculada durante siglos a la captura de ballenas, actividad finalmente prohibida en 1981. El Museo de la Ballena de Madeira nos ofrece un panorama sobre este legendario animal. 

Fajã dos Padres 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. El teleférico al borde del precipicio de la Fajã dos Padres. Fuente: Wikipedia

Nos acercamos por fin al sur de la isla para visitar otro de los imprescindibles en Madeira: la Fajã dos Padres, una playa rocosa a los pies de un acantilado que supera los 300 metros de altura, una de las postales más ilustrativas del espectacular relieve madeirense.  

Lo mejor para llegar a Fajã dos Padres y disfrutar de las vistas es tomar el teleférico en la parte superior del acantilado. Son casi 350 metros de descenso lo que lo convierten en uno de los más espectaculares de Europa. Y es que antes de la construcción de este medio de transporte el acceso a la playa solo podía hacerse en barco.  

Câmara de Lobos 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Câmara de Lobos. Fuente: Unsplash

A pocos minutos al este de la Fajã dos Padres encontramos Câmara de Lobos, uno de los pueblos pesqueros más bonitos de Madeira. Cuentan que esta zona fue la que primero se pobló allá por las primeras décadas del siglo XV. La Nossa Senhora do Capilla Calhau o Capilla de los Pescadores es uno de los testimonios de aquella antigua Madeira. Además, Câmara de Lobos es uno de los pueblos con más ambiente nocturno de la isla.  

Pero lo más espectacular de esta zona es el Cabo Girão, uno de los acantilados más altos de Europa: una pared de casi 600 metros que cae en vertical hacia el mar. En 2012 se construyó un mirador con plataforma de vidrio… no apta para personas con vértigo. 

Funchal 

Imprescindibles en Madeira
Imprescindibles en Madeira. Funchal. Fuente: Unsplash

Y terminamos nuestra ruta por los imprescindibles de Madeira en Funchal. ¿O pensabais que os íbamos a dejar sin visitar la capital de la isla? El mercado los Labradores, el Jardín Botánico, el Teleférico do Monte, el Fuerte de Santiago, la catedral… y la gastronomía marinera, por supuesto, son algunos de los atractivos de esta ciudad que concentra casi la mitad de los habitantes de toda la isla. Y si no tienes suficiente, hasta puedes acudir al Museo de CR7, el madeirense más célebre del planeta