Si no confundes el anime con el manga, eres un consumado cosplayer y has empezado a chapurrear el japonés, Akihabara es el barrio que estás buscando en Tokio. Todavía centro importante de la venta de productos electrónicos en la capital de Japón, en los últimos años la cultura otaku se ha ido ganando su sitio en el barrio: el resultado de esta explosiva combinación es irresistible para el viajero occidental más friki.  

Sí, amigos, por muy friki que te sientas yendo disfrazado por Vicálvaro y aunque seas un clásico de los eventos otaku, Akihabara es otra historia. Verás a tipos trajeados y ensimismados aporreando el Taiko no Tatsujin, a decenas de jóvenes tokiotas jugando en salas de máquinas como si fuera tu barrio en los años 80 y a chicas vestidas de sirvientas deambulando por la calle haciendo frente al frío, a la lluvia y a las miradas indiscretas. Akihabara es puro Tokio: consumismo, hedonismo desenfrenado con un punto siniestro y neón, mucho neón. 

Akihabara
Fuente: David Rubio

¿Cómo llegar a Akihabara? Si tienes el JR Pass es muy sencillo ya que la línea circular Yamanote, que pasa por las principales zonas de la ciudad, hace parada en el barrio. Aunque lleves toda tu vida tomando el metro en una gran ciudad, la experiencia subterránea de Tokio ya vale de por sí el viaje. Una vez que asomas la cabeza fuera del metro en Akihabara ya empiezas a notar que te acercas a un lugar único. Al oeste de la estación está lo gordo.  

Una de las tiendas que más llama la atención al viajero occidental es la de Sega. Aunque la firma nipona ya no es lo que era, muchos crecimos con sus productos, y es emocionante ver su cartel coronando el famoso edificio rojo de Akihabara.  

Electric Town Shop Guide 

Pero, espera, no te vuelvas loco. Antes de meterte en la primera tienda que veas recomendamos que te hagas con alguno de los mapas-guía del barrio. Conscientes de que Akihabara está en todas las guías de viaje y es una de las zonas más frecuentadas por turistas, existen varios folletos en diversos idiomas que te ayudarán a guiarte un poco por el barrio y sus tiendas.  

Akihabara
Fuente: Pinterest

Tokio no es la mejor ciudad para moverte sin rumbo. Es desmesurada e intensa. Demasiadas cosas que ver y poco tiempo. Esto no es Kioto. La solución para no tener una crisis de ansiedad tokiota es organizarse, incluso en un barrio como Akihabara. ¿Qué quiero ver? ¿Qué quiero comprar? ¿Cuánto tiempo tengo? Y a poner cruces en la guía de tiendas.  

También debes saber que los edificios comerciales de Akihabara suelen están organizados por temáticas. Cada planta se dedica a un tipo de producto. Generalmente, las primeras plantas se dedican regalos porque son las más frecuentadas por los turistas extranjeros que buscan el típico souvenir de recuerdo. En algunas zonas podemos encontrar las míticas máquinas de pescar premios. Ten cuidado, son máquinas devorayenes, en eso no se diferencian de las españolas…

En las plantas superiores el otaku ya empieza a salivar. Algunos no llegan al final y los amables empleados deben hacer maniobras de reanimación. Pero están preparados para eso y más. De hecho, es una de las pocas zonas de Tokio en las que los dependientes hablan varios idiomas, además de inglés y japonés. Están más que preparados para recibir a legiones de turistas Visa en mano de todos los puntos del planeta. 

Akihabara
Fuente: David Rubio

Para un aficionado a la cultura popular japonesa es un auténtico paraíso. Las librerías de varias plantas como la popular Toranoana dejan con la boca abierta al otaku. La cantidad de mangas, figuras, disfraces y recuerdos que te encontrarás entre sus pasillos es verdaderamente mareante: desde la colección completa de peluches del Studio Ghibli hasta figuritas animadas de Messi…  

Las salas recreativas de Akihabara 

Akihabara
Fuente: Unsplash

Es uno de los momentos álgidos de la visita al barrio. En las plantas superiores de muchos edificios encontramos las viejas salas de máquinas que en Occidente han pasado a la historia. La mayoría de los jugadores son locales que permanecen ensimismados mirando la pantalla. Pocos hablan entre sí, porque aunque lo hicieran apenas se podrían escuchar: el ruido es ensordecedor. Encontramos desde adolescentes, a veinteañeras solitarias pasando por trajeados con cara de pocos amigos. Todos a lo suyo, todos concentrados en sus arcades.  

Porque Akihabara fue, y sigue siendo, un centro neurálgico de la compraventa de productos electrónicos. Una vez que Tokio se llenó de fervientes viajeros extranjeros, los comerciantes de la zona comprendieron que podían convertir ese mercado local tecnológico en un atractivo turístico más. Hoy en día existen diversos comercios duty-free en los que no pagas impuestos si superas una cifra de compra. No obstante, antes de comprar cualquier aparente ganga tecnológica, sobre todo si hablamos de productos caros, es mejor comprobar compatibilidades y garantías internacionales.

La noche en Akihabara 

Akihabara
Fuente: Unsplash

La noche tokiota es una de las más extrañas y subyugantes del mundo y Akihabara no es una excepción. A medida que las tiendas van cerrando, el barrio se vacía ofreciendo excelentes encuadres para los fans de la fotografía.  

Quienes también resisten por la calle hasta bien entrada la noche son las chicas que promocionan bares y restaurantes. Por un lado, están los clásicos karaokes, tan populares en la cultura japonesa y que películas como Lost in Traslation convirtieron en iconos para el viajero occidental. Con un punto más de exotismo están los bares-cosplay en los que los empleados van disfrazados con personajes populares del manga o el anime  

Y, por último, están los controvertidos maid-cafes, en los que las camareras van vestidas de sirvientas y hacen shows en vivo solo aptos para muy otakus. Se trata de una de las aficiones más chocantes para el occidental. Y es que algunos de estos cafés exhiben a sus camareras como si fueran personajes de una serie de televisión… o algo peor.  

Akihabara
Fuente: cuti.my

Y si quieres penetrar aun más en el lado oscuro del barrio más chirriante de Tokio, debes saber que Akihabara cuenta con uno de los sex-shops más grandes del mundo. Se llama M’s Pop Life Adult Department Store y ocupa diversas plantas de un edificio. Como todo en Tokio, este sex-shop se hizo a lo grande y en él a buen seguro que encontrarás los objetos sexuales más bizarros del mundo, amén de esas hilarantes muñecas tan populares en el país del sol naciente.

Pero ya que esta mega tienda erótica está muy cerca de la estación JR, es más razonable ir poniendo rumbo a casa, no vaya a ser que nos quedemos atrapados para siempre entre el ruido y el neón del barrio más loco de Tokio. ¿Te imaginas? 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.