La ciudad de Varadero está íntimamente ligada al ocio, el lujo y el descanso. Y así en realidad; este espacio de veraneo, situado al norte de Cuba, es hoy por hoy el principal destino turístico de la isla, por encima incluso de La Habana.

Mansiones de lujo, playas de película, una oferta lúdica selecta y una rica gastronomía conforman el panorama de la zona. La oferta en alojamientos es extensa y variada, pero la opción mejor valorada por los viajeros son los hoteles 5 estrellas en Varadero. Son establecimientos frente al mar con un alto nivel de calidad, que ofrecen a los huéspedes más exigentes todo lo que puedan desear.

Cuba
Cuba

¿Pero, qué les espera a los visitantes durante su estancia en Varadero? La visita sorprenderá, porque la ciudad es mucho más que un espacio de sol y playa. Detrás de sus grandes mansiones hay una larga historia.

Un pequeño poblado transformado en centro de ocio

Varadero está situada en la península de Hicacos, frente al estrecho de Florida. Es una ciudad pequeña, de tan solo 27.000 habitantes, y dista de la Habana unos 130 km. Como toda la isla de Cuba, disfruta de un clima tropical. La temperatura media es de unos 25 grados todos los meses del año, lo que la convierte en un destino apetecible en cualquier temporada.

La historia de Varadero empieza alrededor de 1880, cuando un reducido grupo de familias decidió establecerse en la zona de forma permanente. A principios del siglo XX, el lugar empezó a ser frecuentado por familias adineradas del municipio de Cárdenas, a las que se unieron después algunos magnates de los negocios. El poderoso empresario norteamericano Irénée du Pont fue de los primeros en construir en Varadero y lo mismo hizo el legendario Al Capone.

También algunos vascos influyentes se dejaron seducir por los encantos de Varadero. En 1938, el empresario José Fermín Iturrioz Michelena, de la fábrica de ron Arrechavala, hizo construir una mansión en la zona para disfrutarla con la familia.

A partir de los años 40 Varadero empezó a convertirse ya en destino vacacional y llegaron los primeros establecimientos hoteleros. El primero fue el emblemático Hotel Internacional, inaugurado en 1950, y después vendrían muchos más. En los años 90 se impulsó la construcción de lujosos hoteles todo incluido, la mayoría regentados por compañías extranjeras.

En la actualidad, la cadena Iberostar dispone de 5 hoteles en distintas zonas de la costa, la mayoría de la máxima categoría. Uno de los más destacados es el Iberostar Bellavista Varadero, un 5 estrellas con todo incluido perfecto para las familias o para disfrutar en pareja. Este gran resort está en primera línea de mar y rodeado de vegetación tropical. Tiene 4 piscinas, una de ellas exclusiva para adultos.

¿Qué hacer en Varadero?

El principal atractivo de Varadero se encuentra en sus costas. Son 22 km de playas de arena blanca, con aguas cálidas color turquesa y escasa profundidad. Por eso se conoce a Varadero como la «playa azul de Cuba».

Las playas están dotadas de servicios y equipamientos, entre los que no faltan las palapas, las sombrillas o las hamacas. Este año, los premios Travellers Choice eligieron a Varadero como la tercera mejor playa del mundo, tan solo superada por Grace Bay, en las Islas Turcas y Caicos, y por Baia Do Sancho, en Brasil.

  • Deportes acuáticos

La oferta de deportes acuáticos en Varadero es muy amplia. Una de las actividades que atrae a más veraneantes es hacer submarinismo en la segunda barrena coralina más grande del mundo. De hecho, hay más de 20 zonas aptas para practicar buceo y conocer la fauna acuática que existe en la zona. Surf, esquí acuático y paseos en barcos forman también parte de la oferta.

  • Golf, paracaidismo y cocodrilos

Al margen de las actividades acuáticas, Varadero ofrece también otras iniciativas de ocio. Hay un campo de golf de 63 hectáreas, se organizan rutas a caballo, se puede visitar una criadero de cocodrilos y los más atrevidos pueden lanzarse en paracaídas.

Mansiones y artistas 

Las lujosas mansiones de Varadero son una parte destacada del paisaje. El primero en construirse una fue el magnate Irénée du Pont, en el año 1931. La llamó Xanadú y a su lado creó un campo de golf de 18 hoyos que todavía existe. De hecho, después de diversas remodelaciones se ha convertido es el Club de Golf de Varadero.

La mansión Xanadú, también conocida como Casa Dupont, es un icono de Varadero. Está situada en la Peña San Bernardino, el punto más alto de la zona. Para su construcción, du Pont hizo traer de Cuba las mejores maderas y trasladó desde Europa mármoles españoles e italianos. La pieza central de la mansión la ocupa un órgano de 3.000 tubos.

Varadero también es tierra de pintores y artistas plásticos, como Raúl Mendive, Zaida del Río, Roberto Fabelo o Flora Fong. Además, acoge una editorial extraordinaria, ediciones Vigía, donde todos los materiales que se publican están hechos a mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.