Inicio Europa España Ávila en un día

Ávila en un día

Damos un paseo por la capital más medieval de España y descubrimos en un día Ávila que alberga un rico patrimonio más allá de su célebre muralla

Ávila en un día
Ávila en un día flickr / jl. cernadas

Hoy te proponemos conocer Ávila en un día. Vamos a dar una vuelta por una de las ciudades más medievales que quedan en España. Y es que fue en esta época cuando la población vivió su momento álgido. Por fortuna, el legado permanece en muy buen estado y merece la pena ser visitado.

Ávila, a 1130 metros de altitud, es una de las capitales españolas más elevadas del país. Su patrimonio histórico incluye más de 30 palacios y casas nobles, gentes amables y gentiles y una gastronomía espectacular donde destaca el buen chuletón regado con vino tinto. ¿Te vienes de paseo para llenar el alma y el estómago?

Descubriendo Ávila en un día

Pese a que Ávila es una ciudad pequeña, su espléndido pasado y rica arquitectura complica su visita en un solo un día. Como en el caso de Toledo recomendamos pasar al menos una noche y aprovechar su fantástica oferta hotelera para dormir en alguno de sus palacios. Pero dada su cercanía a Madrid son habituales las excursiones de un día y por eso hemos querido destacar algunos rincones que se deben conocer casi de forma obligatoria.

La Muralla de Ávila

Como es lógico, la célebre Muralla de Ávila es de visita obligada. Su estado de conservación es formidable y la mayor parte de sus puertas aún quedan en pie. Por ello es recomendable comenzar la visita con un paseo sobre la construcción e ir descubriendo, tanto intramuros como extramuros, qué lugares deseas conocer después, una vez bajes del muro fortificado.

 Ávila en un día
Ávila en un día wikimedia

Pese a que la muralla medieval está en estado óptimo de conservación, en ciertos lugares aún quedan restos de la muralla romana. Es evidente que la primera visita ha de ser esta zona, símbolo abulense por antonomasia.

Un paseo por la historia cristiana

Después de la Muralla de Ávila, es recomendable hacer una visita intramuros, por lo que fue la ciudad medieval. Y una primera parada debería ser la Catedral del Salvador de Ávila. Es la primera iglesia gótica que se levantó en España, aunque su origen y autoría es incierto. Y hay quien considera que tiene cierto parecido a la iglesia de Saint-Denis, en París. ¿A ti te lo parece?

Catedral de Ávila - Wikipedia
Catedral de Ávila – Wikipedia

Como ciudad importante de la Edad Media, la religión cristiana tiene gran peso en la arquitectura del lugar. De hecho, aquí nació Santa Teresa, en 1515. Y precisamente ahí, donde vio la luz por primera vez, se levanta hoy en día el Templo Jubilar Teresiano o Iglesia de la Santa.

Como es lógico, en el interior del recinto encontramos una iglesia dedicada a esta célebre mujer, con una bonita capilla en lo que antaño fue la habitación de los padres de la santa. También es posible descubrir la Sala de Reliquias, plagada de recuerdos de Santa Teresa de Jesús. E incluso queda en una vitrina el célebre dedo de la mujer aunque distintas partes de su cuerpo se encuentran repartidas por todo el mundo.

Plazas y palacios en Ávila

Salimos del arte religioso y entramos en la arquitectura civil. Una buena idea es conocer el Palacio de los Verdugos. Es una típica construcción abulense donde antiguamente vivían los nobles, dividida en dos plantas y con los escudos de las diversas familias que allí habitaron. En total, hay decenas de edificaciones de este tipo por toda la ciudad, por lo que encontrarás muchos ejemplos similares mientras recorres Ávila. Los más destacados serían la Casa de los Deanes, el Palacio de los Superunda, el Palacio de los Serrano, el Palacio de los Velada o el Palacio de Valderrábanos.

Otra parada obligatoria en Ávila su Plaza Mayor. No es muy grande y por eso popularmente recibe el nombre de Plaza del Mercado Chico, pero está presidida por el bonito Ayuntamiento de la ciudad. En su época fue un foro romano y en ella se celebraban los mercados, que se siguen reuniendo aquí, teatrillos e incluso las ejecuciones.

Mercado Chico - Wikimedia
Mercado Chico – Wikimedia

No muy lejos de aquí, paseando por una bonita y comercial zona peatonal, llegaremos hasta su hermano mayor: El Mercado Grande. Este espacio es el centro neurálgico de la ciudad y en cualquier época del año encontraremos diferentes actividades y mucha vida social. En uno de los costados encontraremos la Iglesia de San Pedro, que data del Siglo XII. Desde esta plaza puedes tomar también el llamado Paseo del Rastro, un bonito camino peatonal que rodea las Murallas y que nos ofrece preciosas vistas de los alrededores de la ciudad.

Llegados a este punto seguramente te haya entrado hambre y para tu suerte Ávila es una de las mejores ciudades españolas para tomar un aperitivo. Es costumbre que por cada consumición puedas elegir una tapa gratis, entre la enorme oferta que encontraremos en prácticamente cualquier bar. Aunque, puestos a elegir, no deberías irte sin probar las famosas patatas revolconas. 

Y si es ya la hora de comer tampoco te faltarán las opciones para elegir, entre la multitud de fantásticos restaurantes que encontrarás en el centro de la ciudad. Si eres valiente, el menú típico pasa por probar unos ricos judiones del Barco de Ávila, de primero, y el clásico chuletón de Ávila, de segundo. Pero esperamos que no te hayas llenado con los aperitivos, pues su tamaño es muy considerable.

San Vicente - Turismo de Ávila
San Vicente – Turismo de Ávila

La Basílica de San Vicente y otros rincones de Ávila

Otra visita obligada nos lleva hasta la Basílica de San Vicente para descubrir uno de los cenotafios románicos más bellos de España. Situada fuera de la muralla, junto a una de sus puertas principales, nos encontramos ante uno de los ejemplos más representativos del románico en España.

Otro rincón espectacular es el Monasterio de Santo Tomás, que fue fundado por el mismísimo Torquemada. Se trata de la antigua residencia de verano de los Reyes Católicos, y aún guarda sus tres claustros en buen estado de conservación. Se encuentra algo más retirada del centro pero se puede llegar igualmente paseando sin problema.

 Ávila en un día
Ávila en un día wikimedia

También llama mucho la atención del viajero la calle de la Cruz Vieja, que los abulenses conocen como calle de la Muerte y la Vida. En ella se batían en duelo desde el siglo XVI los nobles caballeros de la ciudad. Hoy en día es un rincón que podría ser perfectamente escenario de una película de época o de la serie Juego de Tronos.

Si te sobra tiempo, y has llegado en coche, te recomendamos una última visita a Los Cuatro Postes, un rincón a las afueras de la ciudad que quizás no sea tan conocido entre los turistas. Se trata de una construcción de 1566 compuesta por cuatro columnas de granito que protegen a una cruz en su interior. Más allá de este pequeño monumento, lo más destacado del lugar son las impresionantes vistas de la ciudad. Desde aquí podremos irnos con la postal perfecta de Ávila, especialmente si nos esperamos para disfrutar del atardecer sobre la ciudad y de la posterior iluminación de la Muralla.

Fuentes | vero4travel y elzo-meridianos




Booking.com


No hay comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.