Una de las islas que tienes que conocer si vas a Mallorca es Cabrera. Es fácil llegar hasta ella, ya que son muchas las empresas que ofrecen excursiones en barco para que puedas pasar allí la jornada, aunque también tienes la opción de alquilar un barco o navegar en el tuyo propio. Así que no puedes dejar de conocer el que constituye el Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera.

Si tienes la posibilidad de hacerlo y te encuentras en tu próximo viaje en las islas Baleares, te proponemos esta excursión de un día a Cabrera para que no te pierdas ningún punto imprescindible en este paraíso. Seguro que no te arrepentirás.

Cómo llegar a Cabrera

Cabrera
Fuente: Pixabay

El archipiélago de Cabrera, compuesto por la isla que le da nombre y 18 islotes más de menor tamaño, fue declarado Parque Nacional Marítimo Terrestre en 1991. Se encuentra a 10 millas náuticas del puerto de la Colonia de Sant Jordi (ses Selines), en el municipio de Palma. Precisamente desde este puerto parten numerosas embarcaciones turísticas que te llevarán hasta la isla en un trayecto de alrededor de media hora de duración. En el supuesto de ir en tu propio barco, ten en cuenta que has de solicitar autorización telemática de navegación, al igual que autorización de fondeo si quieres pasar en esas aguas la noche.

Antes de embarcar, la excursión comienza visitando el Centro de visitantes de ses Salines (C/ de Gabriel Roca, s/n, esquina plaça des Dolç. 07638. Colònia de Sant Jordi). Aquí podrás contemplar el mural La espiral del tiempo, sobre la historia de la navegación y la mitología en el Mediterráneo, y conocer su peculiar acuario, donde podrás contemplar más de 200 especies de flora y fauna mediterráneas.

Qué ver en La Cabrera

Castillo de Cabrera

castillo de Cabrera
Fuente: Pixabay

La primera parada tras haber arribado al pequeño y protegido puerto natural de Cabrera es el castillo de Cabrera, de finales del siglo XIV. Fue construido para defender el territorio de los ataques de los piratas, por lo que desde su torre podrás contemplar unas espectaculares vistas. Puedes solicitar visitarlo en la oficina de información del parque, en el puerto, ubicada junto a la cantina, donde también se ofrecen visitas guiadas.

Ten en cuenta que en la isla hay varios itinerarios señalizados para recorrer a pie que podrás consultar en la oficina de información, por lo que resulta fácil orientarse y calcular el tiempo de cada uno de los recorridos, aunque las horas en este lugar se pasan volando.

Pla de ses Figueres

Cabrera
Fuente: Flickr/Tommie Hansen CC BY 2.0

Volvemos sobre nuestros pasos hasta el puerto y, a poco menos de 30 minutos, recorriendo la costa llegaremos hasta la playa des Pagés. Puedes aprovechar para darte un chapuzón o tomar un rato el sol antes de seguir el itinerario «Monumento a los franceses y Celler», gracias al cual podrás ver las barracas que sirvieron para encerrar a los soldados naopoleónicos que fueron capturados en la batalla de Bailén, en plena guerra de la Independencia Española. Durante aquella época la idílica Cabrera fue convertida en prisión. Esta ruta puede hacerse acompañados por un guía, que puedes solicitar en la oficina de información del puerto. En la zona también podrás ver Pla de ses Figueres, un conjunto arqueológico formado por una factoría de salazones, una necrópolis bizantina y un taller de púrpura.

Si continúas desde la playa des Pagés por la costa, llegarás hasta la playa s’Espalmador, una de las más importantes de la isla, junto a la que se encuentran antiguos barracones militares y donde puedes disfrutar de este entorno idílico hasta que sea la hora de regresar al puerto para abandonar la isla.

Cova Blava

Cova Blava
Fuente: Wikimedia/ Antoni Pons Oliver CC BY-SA 3.0

Todos los planes anteriores son más que suficientes para pasar todo el día en la isla, pero en el supuesto de que prefieras conocer el famoso faro de Ensiola (faro de n’Ensiola) del siglo XIX, ten en cuenta que es el itinerario más largo de su territorio y que para ir y volver desde el muelle hasta él se necesitan unas cuatro horas.

Por último, si crees que al abandonar Cabrera no tendrás ya ninguna sorpresa, te equivocas. La mayoría de los trayectos en barco que contrates para ir a la isla suelen detenerse en un entorno único: la Cueva Azul (Cova Blava), una impresionante cueva con 20 metros de profundidad que seguro te fascinará.

Artículo anteriorLos pueblos más bonitos de Gran Canaria
Artículo siguienteDónde alojarse en Barcelona
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.